BCN Capital nov. negra 1

La ciudad de Barcelona, coprotagonista de muchas novelas negras, está considerada una de las capitales europeas del género. Para debatir este tema y bajo el título Barcelona, capital de la novel·la negro-criminal europea, cuatro escritores nos esperaban hoy al mediodía en la biblioteca Barceloneta – La Fraternitat, en el marco de la BCNegra 2015. Hablamos de Rafa Melero, Sebastià Bennasar, Lluís Llort y Josep Camps, autores de novelas en las que Barcelona se presenta como un personaje más.

Cristina Fallarás, escritora y periodista, moderó el acto y señaló que “aunque las novelas negras de este año son muy diferentes entre sí, todas coinciden en algunos rasgos fundamentales. Se trata de narraciones cortas, duras, donde predomina la acción; la ciudad de Barcelona o algún distrito son coprotagonistas y “lo político” actúa como telón de fondo”.  Y en esta ciudad nuestra, ¿cómo se mata y porqué?

Para Rafa Melero, agente de los Mossos d’Esquadra y escritor, detrás de muchas muertes encontramos el tema económico o el emocional (crímenes por celos, envidías o venganza). La acción de su novela, La ira del Fénix, se sitúa en Barcelona y en las zonas rurales catalanas y arranca de forma espectacular, con un asesinato en una granja de cerdos. El protagonista es Xavi Massip, un mosso d’esquadra que debe su nombre al hermano del escritor (Xavi) y a un superior en el cuerpo (Massip). Melero confiesa sentirse atraído por el tema del crimen y la posterior investigación, aunque “no hay una tendencia al alza de la violencia en Barcelona y tenemos pocos casos extremos. De todas formas, los asesinos en serie existen y si alguien tiene la desgracia de encontrarse con uno, no vuelve a su casa”.

BCN capital crimen

En On mai no creix l’herba, última novela de Sebastià Bennasar, la acción está muy implicada con la realidad de lo que ocurre… o puede ocurrir en Barcelona. Una banda dirigida por una rubia despampanante que tiene su base de operaciones en el barrio barcelonés de La Verneda, el ex propietario de una pista de esquís que decide vengarse del “hombre del tiempo” porque no acierta ni una, y un grupo de neonazis que pretende robar la Moreneta y tirarse en parapente se dan cita en este retrato sórdido y delirante de la sociedad en la que nos toca vivir. Y en cuanto a la pregunta de cómo se mata en esta Barcelona, Bennasar opina que de muchas maneras, tal como queda reflejado en su interesante estudio 501 crims que has de conèixer abans de morir.

Lluís LLort, autor de Herències col·laterals, nos habla de personas normales que en situaciones extremas pueden llegar a plantearse matar a alguien. Esto es lo que sucede en Herències col·laterals, que cuenta dos historias entrelazadas a lo largo de los años. Francesca Puigmajor, una viejecita que ronda los ochenta años, vive en un magnífico -y un punto tenebroso- piso de l’Eixample barcelonés. La anciana llega a un acuerdo con el abogado Ernest Claramunt, por el que este le pagará una pensión vitalicia a cambio de heredar su piso cuando ella muera. Sin embargo, ironías del destino, el abogado muere antes y los herederos empezarán a plantearse qué hacer con Francesca.

La corrupción política y urbanística es coprotagonista de Melodía quebrada, de Josep Camps. La acción se desarrolla también en la Barcelona contemporánea, especialmente en el barrio de Gracia y en Montjuich. El sargento Eutiquio Mercado, de los Mossos d’Esquadra, ex toxicómano y con un pasado oscuro a sus espaldas, investiga la muerte de un empresario catalán. Pero lo que parecía un caso más de asesinato oculta una descomunal y sorprendente trama de corrupción urbanística. “La corrupción ha existido siempre, existe y existirá –opina el autor- pero hoy día, el hecho de que muchos casos salgan a la luz pública, se hable de ellos y, en ocasiones, se castigue a los culpables, es un pequeño paso adelante”.

Barcelona, un personaje muy importante en la literatura negrocriminal. ¡Brindemos por ella!

Deja un comentario