El fantástico en la novela negra es muy poco habitual, pero está muy presente en Besòs Mar, 2on Premi Memorial Agustí Vehí, de Lluís Bosch. De la gestación de esta inquietante novela negra, de su torturado protagonista, de sus referencias y símbolos, y de muchas cosas más hablamos con su autor en l’Obrador d’Històries, de Barcelona. ¡Fue muy interesante!

“Con la escritura despejamos nuestros demonios interiores –explicó el autor- y con esta novela pretendía hablar de la influencia del pasado en el presente, especialmente del tema de la Transición, que durante muchos años nos presentaron como modélica”. Besòs Mar gira en torno al inspector Arsenio Crespo, un policía de origen extremeño que está a punto de jubilarse. Estamos en 2003, poco antes de inaugurarse el Fòrum de les Cultures, y los Mossos d’Esquadra se despliegan en Cataluña en sustitución de la Policía Nacional. Un cadáver aparece crucificado en una playa de Poble Nou (Barcelona) y Arsenio Crespo se verá obligado a investigar el cruel asesinato.

Besòs Mar es la segunda novela negra de Lluís Bosch, que se estrenó en el género con Aire brut en 2013. En ambas apreciamos la fusión entre lo fantástico y lo negro, así como el drama psicológico que atenaza a los protagonistas. En la primera novela, Aire brut, la acción nos traslada a los años oscuros de la posguerra española y el investigador, Martín Marín, es un joven falangista que llega a Barcelona en 1941 lleno de ideales y proyectos que chocaran frontalmente con la realidad. Besòs Mar nos presenta a un hombre viejo y cansado al que persiguen los fantasmas de un pasado oscuro que preferiría olvidar. El autor avanzó que está preparando una tercera novela negra con elementos más o menos fantásticos que cerrará el ciclo sobre la figura del investigador, además de estar trabajando “en una novela de no ficción sobre el final de la guerra civil española, centrada en las personas de los pueblos que vivieron la batalla del Ebro en 1938”.

Lluís Bosch Albert nació en Barcelona en 1964. Trabaja como docente y es escritor, aunque dedica a la lectura la mayor parte de su tiempo. Ha publicado cuentos y relatos juveniles, entre los que destacan Els dimonis de Barcelona (1990) y El rei del Guinardó (1991).  En 2007, gana el Premi de Narrativa Ciutat de Lleida con la novela Les petges invisibles. En 2013, publica Aire brut, su primera incursión en el género negro, a la que sigue en 2015 Besòs mar.

Una interesante y muy agradable velada literaria en l’Obrador d’històries con brindis incluido a la salud de todos los asistentes. ¡Muchas gracias a todos!

Deja un comentario