angelique-lectura-2

Desbordante de vitalidad y con numerosos proyectos literarios bajo el brazo, Angelique Pfitzner, poeta y escritora, volvió a l’Obrador d’històries para presentar su tercer libro, Big Bang 13, una antología de trece relatos negros que no dejaran a nadie indiferente.

El año 2017 arranca con fuerza para esta autora que compagina la escritura de género negro con la poesía y cuya actividad trepidante incluye ser miembro de la junta del Festival de Novela Negra Cubelles Noir y del Matarranya Negra, además de dirigir el programa de literatura negra “Lee o muere” en NewsCat TV. Angelique Pfitzner situó la acción de sus dos primeras novelas negras, Compulsiva Obsesión y Eldha, caso cerrado, en ciudades lejanas: Richmond (Virginia), en el caso de la primera, y Detroit, en la segunda. En cambio, la mayor parte de los trece relatos de Big Bang 13 se ubican en Barcelona y tocan con dureza, aunque no exenta de ternura y sentido del humor, una gran variedad de problemáticas presentes en la sociedad actual.

“No escribo con un guion previo –explicó Angelique– solo me siento a escribir y dejo que el relato fluya por sí mismo. Cuando empiezo, no tengo ni idea de cómo terminará la historia”. Y otra particularidad remarcable de su escritura es que “me desvinculo completamente de mi misma, me pongo en la piel de un hombre atormentado y escribo sin censuras ni barreras”. Aunque, en Big Bang 13, sí escribe como mujer en Mi fiel amiga, un cuento con toques de humor sobre calorías y dietas. “No será la última vez, pues me ha gustado la experiencia”, confesó.

angelique-cartell

El reloj y los personajes, no los lugares, “son los verdaderos protagonistas de mis relatos”, explicó la autora. Y el paso angustioso del tiempo está muy presente en las dos primeras novelas de Angelique Pfitzner, así como en algunos de los relatos de Big Bang 13. Hablamos, por ejemplo, de El mitómano, Mi vergüenza, El cuervo y Adicto. La reflexión sobre la condición de la mujer en una sociedad muy machista queda reflejada en Mi suegra y descubrimos la ternura y la necesidad de protección en La niña Julieta, un relato que nos cuenta las vicisitudes de un anciano que quiere disfrutar de un último placer antes de morir.

A pesar de las miserias cotidianas que tan bien reflejan las historias de Big Bang 13, el lector también encontrará la diversión en Lista de espera, un cuento contado por una mano derecha seccionada de su primer propietario que anda en busca de su destino definitivo. No tan divertidos, aunque igualmente impactantes, resultarán los relatos que tratan sobre los estragos de la adicción en sus diversas variantes plasmados en Adicto, Avatar o Bajo el lodo, sin olvidar la lacra universal del maltrato contra la mujer en Mi vergüenza.

¡Atrévete a descubrir el lado más oscuro del ser humano en los trece relatos de Big Bang 13!

Deja un comentario