Sicario-poster

Finaliza noviembre y las Navidades se acercan aderezadas con fuertes dosis de cine negro. Sicario, Conexión Marsella y El clan son algunas de las películas estrenadas recientemente que los aficionados al género negrocriminal no se pueden perder.

Sicario, dirigida por Dennis Villeneuve y protagonizada por Emily Blunt, Benicio del Toro y Josh Brolin, sitúa la acción en la zona fronteriza sin ley entre Estados Unidos y México. Kate Macer (Emily Blunt), una joven agente del FBI, es reclutada por Matt Graver (Josh Brolin), un frío oficial de las fuerzas gubernamentales de elite, para luchar contra el narcotráfico. Bajo el mando de Graver y de Alejandro (Benicio del Toro) un misterioso consultor de oscuro pasado, la misión se convertirá en muy peligrosa y obligará a la idealista agente a cuestionarse sus convicciones sobre la guerra contra los narcos y los límites de la ley.

Conexión Marsella. El Clan

Conexión Marsella, centrada también en el mundo del narcotráfico y basada en hechos reales, arranca en 1975. Pierre Michel, un joven magistrado, es trasladado a Marsella. Allí intentará acabar con la French Connection, la operación de la mafia que exporta heroína a todo el mundo. Pierre se enfrentará a Gaëtan Zampa, el poderoso padrino de la droga, sin escuchar las advertencias de cuantos le rodean. Pronto entenderá que para obtener resultados deberá cambiar sus métodos. La película, en la línea del Polar policial francés, dirigida por Cédric Jimenez, fue presentada en el Festival Internacional de Sitges 2014.

En El clan, película argentina candidata al Oscar dirigida por Pablo Trapero, la realidad supera de largo a la ficción. Estamos en los años ochenta, en Buenos Aires: tras la fachada de una típica familia de clase media que regenta un bar y una tienda de deportes náuticos, se esconde un clan dedicado al secuestro, la extorsión y el asesinato. Arquímedes Puccio, el patriarca e ideólogo, es quien lidera y planifica los secuestros, con la colaboración de su hijo mayor, Alejandro, jugador estrella de la Selección Argentina de Rugby. Entre 1982 y 1985, el clan secuestró y asesinó a tres empresarios, entre los que se contaba un amigo personal de Alejandro. Una cuarta víctima fue rescatada por la policía.

¡Escalofriantes!

Deja un comentario