dos tauts negres i 2 blancs

Los votos de los lectores de las bibliotecas de Cataluña y de los socios del Ateneu Barcelonès han otorgado a Dos taüts negres i dos de blancs, de Pep Coll, el [Enlace retirado], dotado con 4.000 euros. La novela, que narra un crimen real en el Pallars de la posguerra, es considerada, así, la mejor novela catalana publicada en 2013.

Dos taüts negres i dos de blancs cuenta la historia de un espantoso crimen ocurrido en 1943 en la Sierra de Carreu, en la comarca leridana del Pallars Jussà: el asesinato a sangre fría de los cuatro miembros de una familia que habitaba en la masía de Laorto. El padre, la madre y dos hijas de 9 y 14 años, fueron brutalmente asesinados por una o varias personas de la vecina masía del Tro. El crimen, que tuvo lugar en los primeros años de la posguerra, no fue noticia en ningún diario de la época debido a la presión de la censura franquista, el sumario se “perdió” y los asesinos –a pesar de que se conocía su identidad- no fueron juzgados y continuaron viviendo en el pueblo. Como consecuencia, el asesinato quedó impune.

Setenta años después, Pep Coll, escritor prolífico, natural de la región, ha investigado y novelado aquel “cuento de terror” que oyó contar durante su infancia en su Pessonada natal. La novela trae a la memoria la historia de otro crimen espeluznante, ocurrido en Kansas (USA) en 1959 y plasmado magistralmente por Truman Capote en su obra maestra A sangre fría. El libro de Pep Coll, editado por Proa, se ha impuesto a los otros dos finalistas, Les cròniques del déu coix, de Joan-Lluís Lluís (Proa); i Licantropia (Edicions de 1984), de Carles Terès.

Dos taüts negres i dos de blancs, galardonado también con el [Enlace retirado]en la categoría de narrativa en catalán, está escrito a partir de un exhaustivo trabajo de documentación y del relato de testimonios vivos que intervinieron en los hechos. Víctimas, verdugos, amigos y enemigos, la Guardia Civil, los jueces, el capellán y otros protagonistas desfilan por esta novela excepcional, rotunda y absorbente.

Deja un comentario