Perros y cuchillos 2

Valderrobres, uno de los pueblos más bonitos del país, con una  historia a sus espaldas que data del siglo XII, esconde un tesoro en obras de arte escondidas en algún lugar del laberinto de túneles subterráneos que se inicia en el castillo y se ramifica por todo el pueblo. De la búsqueda frenética de unos cuadros de incalculable valor por parte de diversos codiciosos personajes nos hablaron los escritores José Luis Muñoz y Alicia Estopiñá en la presentación de Los perros y los cuchillos. Fue el lunes 21 de diciembre en el Espai Contrabandos, de Barcelona.

Los perros y los cuchillos, de Alicia Estopiñá, es la última parte de la trilogía que se inició con Fantaso en 2003 y continuó con Merlot (2006). Se trata de “una novela negra muy cinematográfica, con numerosos muertos y mucho sentido del humor”, explicó José Luis Muñoz. La trama gira en torno a un cuadro desaparecido “y a mucha gente que lo busca”. Es una novela coral con “acción trepidante y muchos personajes”, entre los que destacamos una perra de presa canaria que defiende a su dueño con todos sus dientes ante cualquier peligro potencial. Los túneles, excavados bajo el suelo de Valderrobres, testigos de un tráfico incesante de individuos en busca del tesoro perdido “me recuerdan la película La leyenda de la ciudad sin nombre”, confesó Muñoz.

Perros y cuchillos 3

Nacida en Barcelona, Alicia Estopiñá vivió sus primeros años en Valderrobres (Teruel). Licenciada en Historia del Arte y apasionada de la literatura, debutó como escritora publicando relatos en la colección Ellas también cuentan de la Editorial Torremozas, de Madrid. En 2003, publicó Fantaso, una sitcom aderezada con altas dosis de humor e intriga ambientada en el Maestrazgo turolense. “En mis novelas busco que los personajes sean cercanos y que haya humor, y también plasmar los sitios donde he estado mil veces –cuenta Estopiñá– Resultan sugerentes y también invitan al turismo en la comarca de Matarraña”.

Tras Fantaso, siguió Merlot (2006), novela que presenta a Merlot-Tastavins, un extravagante y asilvestrado pintor de oscuro pasado que se convertirá en uno de los personajes principales de Los perros y los cuchillos. También en Merlot aparece por vez primera –y posteriormente desaparece- un lienzo muy especial que desatará la codicia de un buen número de vividores y sicarios. Todos protagonizarán situaciones delirantes en la búsqueda del tesoro escondido bajo el suelo de la Valderrobres.

Los perros y los cuchillos, una novela de acción y ritmo frenéticos, muy divertida, cautivará al lector desde la primera hasta la última página.

¡No os la perdáis!

Deja un comentario