Homage to Catalonia” (Homenaje a Cataluña), un relato personal entrañable de George Orwell escrito tras su experiencia en la Guerra Civil española, nos recuerda los homenajes vividos en la IV edición del Festival Internacional de novel·la criminal en català El Vi fa sang. Homenaje a Manuel de Pedrolo en el centenario de su nacimiento, homenaje y emotiva despedida para Jordi Tiñena, fallecido pocos días antes del festival, homenaje a Antoni Serra (1936) creador del detective portugués Celso Mosqueiro, galardonado con el Premi Nacional El Vi fa Sang por su trayectoria literaria, y homenaje también al escritor italiano Massimo Carlotto, Premi Internacional El Vi fa Sang, poco traducido todavía en nuestro país, autor de La verdad del caimán, El misterio de Mangiabarche  y El món no em deu res.

Los escritores en El Vi fa Sang. De izquierda a derecha, Andreu Martín, Esperança Camps, Anna Maria Villalonga, Raquel Gámez Serrano, Susana Hernández, Ariadna Herrero, Margarida Aritzeta y Salvador Balcells.

Por cuarto año consecutivo autores y lectores amantes del género negro disfrutamos a tope de todas las actividades del festival, maridadas con vinos de la denominación de origen de la Conca de Barberà. El Vi fa Sang arrancó con fuerza el viernes 6 con una interesante mesa redonda, Policies novel·listes: l’experiència és un grau, sobre la importancia de las experiencias reales en los policías que se han convertido en escritores. Tras la mesa redonda y presentaciones de las últimas novedades criminales, la jornada finalizó con un muy disputado Combat de boxa literari: Crims literaris versus crims reals entre los escritores Andreu Martín y Rafael Vallbona.

Presentación novedades criminales: Àlex martín Escribà, Miquel Esteve, Jordi Dausà y Esperança Camps. Modera: Irene Solanich.

Tras la experiencia iniciada en la tercera edición del festival, la presentación de novedades criminales volvió a contar con la participación de las escritoras y responsables de diversos blocs literarios: Núria Martínez “Bruixeta” (La màgia dels libres), Raquel Gámez Serrano (En clau de negre), Irene Solanich (La dièresi) y Montse Sanjuan (Llibres llegits i per llegir). Las novedades en esta cuarta edición del festival fueron muchas y variadas: Napalm, de Joan Canela y Jordi Colonques; L’harem del Tibidabo, de Andreu Martín, Seixanta-vuit, de Ramon Usall; Lleugera sang, de Xavier Zambrano; Deu dies de juny, de Jordi Sierra i Fabra; Seràs un dels nostres, de Ariadna Herrero; Males decisions, de Susana Hernández; Manual de supervivència, de Sebastià Bennasar dedicado a Manuel de Pedrolo; Contes per a les nits de lluna plena, de Anna Maria Villalonga; Terra de crims, de Valerià Pujol; La draga, de Esperança Camps; Lemmings, de Jordi Dausà; No deixis mai de mirar el cel, de Miquel Esteve, Jaume Fuster, gènere negre sense límits; de Àlex Martín Escribà; Sang freda, de Biel Cussó; El clan de Sa Ràpita, de Montserrat Espallargas, Instint de supervivencia, de Ramona Solé; Anna Grimm, memoria mortal, de Montse Sanjuan y Joc d’identitats, de Jordi Tiñena, sin olvidar las antologías de relatos negros: Barcelona, viatge a la perifèria criminal, Assassins del Camp y Terra de crims, de diversos autores. Una producción fecunda que demuestra la buena salud del género a la que ya nos tienen acostumbrados nuestros escritores.

Adelais de Pedrolo y Anna Maria Villalonga en “Paraules d’homenatge a Manuel de Pedrolo”

El homenaje a Manuel de Pedrolo, el sábado 7, estuvo a cargo de su hija Adelais de Pedrolo (presidenta de la Fundación Pedrolo) y de Anna Maria Villalonga (comisaria de l’Any Pedrolo). “La nit ja dura massa i nosaltres som gent que estimem la llum” (la noche dura demasiado y nosotros somos gente que ama la luz), decía este autor prolífico que abandonó el teatro y la poesía “porque son muy minoritarios”, confesó su hija Adelais. Manuel de Pedrolo escribió unos 120 libros –entre novelas, obras de teatro, cuentos y poemas-. Muy conocido por El mecanoscrit del segon origen, la novela más vendida de todos los tiempos en lengua catalana, el resto de su obra es reivindicada en este Any Pedrolo. “El mecanoscrit no es lo mejor de su obra y de haber sabido su repercusión no la habría escrito”, explicó Adelais. Manuel de Pedrolo quiso dotar a la literatura catalana de normalidad y para favorecer la lectura de libros en catalán dirigió la mítica Cua de Palla –primera colección de novela negra en catalán– inspirándose en la francesa Série Noire, de Gallimard, creada en 1945. De 1963 a 1970, la colección publicó 71 títulos, entre ellos dos novelas policiacas de Pedrolo: Joc brut (1965) y Mosssegar-se la cua (1968). “Manuel de Pedrolo es el eslabón imprescindible para entender que ha pasado en nuestro país antes y después con el género negro”, apuntó Anna Maria Villalonga. Hasta el momento se han reeditado cerca de treinta títulos de la extensa producción de Pedrolo, “pero el año dedicado a un escritor no se acaba cuando termina ese año” expresó Sebastià Bennnasar, escritor y director de la nueva colección de género negro Marraco Negre. Esperamos que así sea y que este autor comprometido con su tiempo y muy crítico con el poder establecido, no vuelva a caer en un olvido difícil de comprender.

Presentación Assassins del Camp y homenaje a Jordi Tiñena de Salvador Balcells, Margarida Aritzeta, Marc Moreno y Tecla Martorell.

Otro de los momentos emotivos del festival correspondió a la presentación de Assassins del Camp, nueva antología de relatos negros editada por Llibres del Delicte y coordinada por Margarida Aritzeta, comisaria del festival junto a Salvador Balcells. Algunos de los mejores escritores del Camp de Tarragona participan en el proyecto, entre ellos Jordi Tiñena, fallecido hace pocos días. Licenciado en Filología Hispánica y Filología Catalana y Doctor en Filología Catalana, Tiñena, escritor consagrado, inició su andadura en el género negro en 2016 con La mort sense ningú protagonizada por el subinspector Vidal (antiguo profesor de filosofía) y el cabo Veciana. Joc d’identitats, recientemente publicada, continua y pone punto final a la serie. Durante el acto en El Vi fa Sang, sus compañeros (Salvador Balcells, Margarida Aritzeta, Marc Moreno –editor de Llibres del Delicte– y Tecla Martorell) leyeron cada uno una parte de su relato en Assassins del Camp en señal de homenaje y despedida a un gran amigo y escritor.

Entrega de Premi Nacional a Antoni Serra e Internacional a Massimo Carlotto.

¿Y qué decir de la entrega de premios en este festival ya plenamente consolidado como uno de los referentes de la novela criminal escrita en lengua catalana? Pues que gozan de muy buena salud y que alcanzan con nota el objetivo primordial de fomentar la lectura y escritura entre las jóvenes generaciones (75 relatos presentados en el II Concurs Juvenil de Relats). Entrega de premios a los ganadores del II Concurs Juvenil de Relats y a los del IV Concurs de Relats durante la mañana del sábado. Por la tarde, Antoni Serra (Sóller, 1936) fue galardonado con el Premi Nacional El Vi fa Sang por su trayectoria literaria y el italiano Massimo Carloto (1956) recibió el Premi Internacional El Vi fa Sang. Se da la circunstancia de que Carloto comprende como nadie la situación de los exiliados y presos políticos, pues sufrió cárcel y exilio en su propia carne acusado de un crimen que no cometió.

Antoni Serra hablando con Margarida Aritzeta y Massimo Carlotto con Àlex Martín y Escribà y Pau Vidal en la entrega de los Premis Nacional e Internacional de El Vi fa Sang.

A sus 82 años, el escritor mallorquín Antoni Serra, hizo gala de un humor envidiable que proclama una eterna juventud. “Vengo del infierno que comparto con Marilyn Monroe y Gloria Swanson porque Margarida me ha prometido calçots de Valls”, anunció en el curso de una animada charla con Margarida Aritzeta. “Me gusta la experimentación y la buena literatura”, prosiguió Serra, creador del detective portugués Celso Mosqueiro, protagonista entre otras novelas de El blau pàl·lid de la rosa de paper (1985) o L’arqueòloga va somriure abans de morir (1986) que vendió más de 60.000 ejemplares. “Tomé el nombre de Mosqueiro de un jugador de futbol, Mosquera –explicó el autor-, aunque yo no escribo novela negra y Pedrolo sí. Yo lo único que he hecho es vivir a mi manera y cada día escribo, siempre a mano” confesó. Por su parte, Massimo Carlotto, semidesconocido en nuestro país, goza de gran éxito en Italia.  Simpatizante de Lotta Continua, cuando tenía diecinueve años fue acusado del asesinato de una joven estudiante que había sido acuchillada hasta morir. De esta parte traumática de su vida surgió un libro autobiográfico, La vida fugint. Àlex Martín Escribà, director de la colección Crims.cat y su traductor Pau Vidal nos hablaron de la obra de Carlotto, entre la que destacaron su “Trilogía de la crisis”, de la que presentaron la segunda parte traducida al catalán, El món no em deu res. “La próxima obra que publicaré verá la luz en catalán antes que en cualquier otra lengua como regalo a Àlex Martin y a la editorial Alrevés y también para contribuir a hacer más visible Cataluña”, anunció el escritor.

El Festival Internacional de novel·la criminal en català El Vi fa sang, gran éxito en esta cuarta edición. ¡Muchas felicidades a los organizadores y nos vemos en 2019!

2 Responses to “¡El Vi fa Sang 2018, éxito rotundo!”

  1. Jordi Torre Bergadà, Responder

    Muchísimas gracias! El festival ha sido un gran éxito y siempre es gracias a gente como tú, que amáis la literatura y sabéis valorar el buen hacer de las cosas. Seguro que el 2019 volvemos con más literatura y más vino, y siempre intentando mejorar la edición anterior! Muchas gracias y un fuerte abrazo!

    • Redacción, Responder

      Muchas gracias a vosotros, a todos los que hacéis posible este festival.

Deja un comentario