entrevista-1-a-huertas

M. Antonia Huertas. Foto: Sandra Rodericks

María Antonia Huertas nació en Fuensanta de Martos (Jaén) y creció en Esplugues de Llobregat (Barcelona). Es licenciada en Matemáticas y Humanidades, doctora en Lógica Matemática y experta en Lógica aplicada a la Inteligencia Artificial y el e-Learning. Considera que tanto la lógica, la reflexión racional y la ciencia, como la literatura, la filosofía y el arte son estrategias fundamentales de aproximación a la realidad y ha escrito poesía y narración desde siempre. A finales de 2015, publicó su primera novela, Alterworld, un thriller tecnológico sorprendente y original que nos descubre la parte oscura y la alarmante falta de seguridad de las nuevas tecnologías, especialmente de Internet. La autora participó en la mesa redonda El costat fosc de la xarxa en la BCNegra2016 y en Cibercrims literaris i reals. Delictes i delinqüents a Internet, en la segunda edición del festival El vi fa sang, en L’Espluga de Francolí.

¿Qué fue primero para M. Antonia Huertas: las matemáticas o la literatura?

Hay una pequeña historia que contar. Cuando en el antiguo bachillerato llamado BUP obligaban a elegir entre Ciencias y Letras, cosa que yo no quería hacer porque me gustaba mucho leer pero también la filosofía y las matemáticas, me pareció que para tener opción a todo mejor elegía Ciencias. Iba a seguir leyendo literatura por mi cuenta pero no hubiera podido aprender matemáticas sola. Más tarde, en el momento de entrar a la Universidad, volví a tener muchas dudas porque me interesaban muchas cosas, y especialmente la filosofía. Mi profesor de esa materia me recomendó estudiar dos cursos de Matemáticas antes de empezar Filosofía, ya que según él podría entender mejor algunos de los autores fundamentales. Fue por ese motivo que me decidí por la licenciatura de Matemáticas. Lo cierto es que después de los dos primeros cursos había quedado fascinada por su mundo de belleza abstracta y pureza lógica, la matemática pura es una combinación de poesía y filosofía, así que la terminé. Mientras tanto seguía con  mi vida paralela de lectora. Más adelante cerré el ciclo estudiando Humanidades en las especialidades de Pensamiento y Literatura. Para responderte: las dos fueron a la vez.

Háblanos de tus inicios literarios

Mi pasión lectora empezó con una edición de La Odisea de Homero para niños, cuando contaba once años, y nunca ha cesado. Me inicié en la escritura con la poesía y con los relatos cortos. He empezado varias novelas, pero Alterworld es la primera que he terminado.

?
M. Antonia Huertas con Susana Hernández en la presentación de Alterworld en la librería Barra/Llibre de Barcelona

Alterworld, tu primera novela, nos alerta de la amenaza real de una nueva delincuencia que actúa a través de Internet ¿qué despertó tu interés por este problema?, ¿puedes explicarnos cómo se gestó la novela?

Me interesé por la ciberdelincuencia a partir de un hecho real que le ocurrió a una persona que conozco. Es italiana y los carabinieri la llamaron para decirle que habían encontraron un móvil con sus datos de identificación —nombre, DNI, dirección— en su tarjeta sim, sin embargo ella no había perdido ningún móvil. Enseguida pensé que podría tener problemas. ¿Y si habían usado ese móvil para cometer un delito? ¿Cómo podría demostrar que no había sido ella si el móvil tenía sus datos? Le dije que podría ser un argumento de novela negra y mi amiga me dijo que la escribiera.

Acepté el reto y así empezó todo.  Me documenté sobre cibercrimen e intenté entender ese mundo creando una historia. Tenía que ser una novela negra, claro. Y pensé que el ciberespacio, ese lugar donde está Internet, debía mezclarse con el espacio físico, esa tenía que ser la geografía de la novela. Así que me planteé escribir una historia que abordara la descripción de esos mundos que se esconden en la Red pero que nos afectan en la vida real y física.

Novela negra, thriller cibernético, novela sin etiquetas… ¿cómo calificarías Alterworld?

Me gusta la denominación de thriller cibernético porque sugiere ese aspecto de novedad y originalidad de la novela, y la sitúa en el ámbito del thriller, que lo es, y de la literatura sobre el nuevo territorio donde se mezcla el espacio real y lo cyber, el ciberespacio.

¿Decidiste la trama y el final de Alterworld antes de empezar a escribir? ¿Fue muy arduo el proceso de documentación?

Sí, decidí la trama, personajes y final antes de empezar a escribir. Primero me documenté, claro, y después medité sobre el tema central del que trataría la historia, que sería la identidad en la era de Internet. Luego creé a los tres personajes principales. A continuación diseñé la estructura básica de las diferentes tramas. Y en un proceso iterativo después añadí complejidad entrecruzando las tramas y añadiendo los personajes secundarios, volví a reflexionar sobre el tema principal, eso debía ser la guía.  Luego, más documentación mientras escribía los diferentes capítulos, y siempre en un proceso iterativo donde se vuelve a revisar el todo con cada nueva decisión, se fue definiendo la estructura final de la novela a partir de la  inicial. Es un proceso en espiral, pero sí, puedo decir que primero diseñé la novela y luego la escribí.

?

Alterworld nos muestra el lado oscuro de la red. Extorsión, secuestro, asesinatos, robo y falsificación de identidades, estafas de todo tipo… todo puede suceder ¿Cómo podemos protegernos de tanta maldad?

No podemos. Es la capacidad humana para el mal la que está detrás. Hanna Arendt habló de la banalidad del mal, o sea, que cualquiera puede convertirse en un criminal atroz bajo ciertas circunstancias. No podemos protegernos del todo pero ayuda el desarrollo de la seguridad informática siempre y cuando respete la privacidad. También contribuye el que existan policías como Beppa Mardegan y Patrick White, personajes de la novela, que luchan contra el mal con su ética y su moralidad, en mi opinión la mejor forma que hay.

Beppa Mardegan, la protagonista principal de Alterworld, es una brillante agente italiana de Europol, especializada en ciberdelincuencia y crimen organizado. En ocasiones, Beppa recurre al mundo hacker en sus investigaciones. ¿Cuánto hay de realidad y cuánto de ficción?

Todo lo que ocurre en la novela puede estar sucediendo, sin duda. E incluso cosas peores. Piensa, por ejemplo, en el espionaje de los mensajes del móvil de Angela Merkel por parte de EEUU. La guerra en el ciberespacio existe. Ya en 2007, Estonia recibió un ciberataque desde Rusia, el mayor visto hasta entonces, que colapsó servicios básicos del país como la red telefónica o la verificación de las tarjetas de crédito; el comercio y las comunicaciones también se vieron seriamente afectados. ¿Qué había detrás? Todo apunta a varias botnets (redes de ordenadores robots o “zombis” controladas de forma remota) que atacaron simultáneamente, como los que aparecen en la novela. En estos momentos tu ordenador podría formar parte de una botnet y ser usado para un ciberataque totalmente a tus espaldas.

En la novela aparece el lado oscuro de la Red, pero este no es más que un reflejo del lado oscuro de nuestra sociedad. Además, la Internet donde nos movemos es la punta del iceberg, la mayor parte del tránsito de datos no se hace con los navegadores normales (Crome, Safari, Mozilla, etc.) sino en la llamada “Deep Web”, la Internet oculta.

Con las TIC, las técnicas delictivas están sufriendo una evolución impredecible hace unos años. En Internet, nuestros “viejos” métodos de seguridad y armas ya no sirven, es un territorio nuevo. Y el mayor problema es que las infraestructuras clave del mundo “occidental” están ya en manos de los ordenadores y on line. La ficción de hace unos años ha devenido realidad.

?
Charla sobre el ciberdelito en la V Trobada de Novel·la Negra en Altafulla.

¿Diferencias entre hacker y cracker? ¿Qué opinas del eterno debate seguridad versus privacidad?

Un hacker es una persona con grandes conocimientos y habilidades informáticos que es capaz de acceder y manipular los sistemas a través de Internet. Un cracker es un hacker que realiza acciones ilegales y produce daños a terceros.

Por otro lado, como he comentado antes, la seguridad informática es importante, y lo único que garantiza esa seguridad son los sistemas de cifrado. Pero es fundamental que esos sistemas no estén controlados por empresas o por el gobierno porque ya se sabe que entonces se corre el riesgo de un abuso en detrimento de la privacidad. En Internet y en opinión de los criptopunks o activistas que abogan por el uso generalizado de la criptografía en la Red, la privacidad es la libertad. Sobre esta cuestión he escrito un artículo titulado “Seguridad versus privacidad: El lado oscuro de la red” y publicado en El Huffington Post donde explico mi opinión con más detalle.

Con una intensa y complicada vida interior, Beppa utiliza un avatar creado por ella misma para introducirse anónimamente en el mundo virtual y recabar información por otros medios en la frontera de la legalidad. ¿Qué piensas de la facilidad que nos ofrece la red para camuflar la verdadera identidad? ¿Ventaja o peligro?

La Red nos permite camuflar nuestra identidad, cambiarla o incluso tener múltiples identidades a la vez. En un mundo virtual se puede construir una identidad de género, sexual, de raza, una subjetividad diferente a la del mundo real. Esa otra esencia virtual se superpone y puede convivir con la “real”. Este fenómeno, en primer lugar, nos obliga a reflexionar sobre el mismo concepto de identidad. Todo lo que existe, en definitiva, existe sólo en la mente y si se trata de una representación mental, en el mundo virtual podemos existir con una “esencia tan auténtica” como la del mundo que llamamos real.

Puede ser una ventaja, como en el caso de la agente de Europol de la novela, o un peligro como el caso de los pederastas que actúan en las redes sociales haciéndose pasar por adolescentes o incluso niños. Como siempre, se trata de las intenciones de quién lo use.

De todas maneras, la sociedad de la información y de la comunicación donde se dan estos fenómenos plantea una nueva manera de entender las relaciones con “los otros”, por tanto de moldear nuestra propia identidad, y eso lo va a cambiar todo.

¿Qué aconsejarías a los padres de hijos adolescentes para un uso más seguro de la red?

En primer lugar que se informen y que informen a sus hijos sobre los peligros de usar las redes sociales e Internet si tener las mínimas precauciones. No porque no sea un mundo físico es menos peligroso. Igual que no dejaríamos abierta la puerta de casa ni mostraríamos nuestras intimidades a cualquier extraño en el mundo físico, tampoco debemos hacerlo en Internet.

?
Firma de libros en la V Trobada de Novel·la Negra en Altafulla (Tarragona)

¿Tendrá continuación Alterworld?

Sí. Estoy escribiendo una novela con la misma protagonista, la agente Beppa Mardegan, en la que nos adentrará y mostrará de nuevo en los bajos fondos del ciberespacio. Ya tengo diseñada la estructura y estoy escribiendo los capítulos que la integrarán. No puedo desvelar nada más, pero espero que gustará a los seguidores de Beppa.

Cinco novelas recomendadas para fomentar el placer por la lectura entre las nuevas generaciones

1) Jeannette Winterson: cualquiera de ella, pero pensando en un público joven propongo “Planeta azul” o “La niña de faro”, narraciones épicas y audaces sobre la condición humana, la mirada al futuro, la primera,  y al pasado, la segunda.

2) Javier Marías: “Todas las almas”. Un clásico moderno. Magníficamente escrita y  a la vez entretenida.

3) Claudia Piñeiro: cualquiera de sus novelas policiacas, aunque propongo la más conocida, “Las viudas de los jueves”. Un thriller psicológico y de intriga que te atrapa desde las primeras páginas y te hace reflexionar sobre la sociedad que habitamos.

4) Manuel Rivas: “El último día de Terranova”. Los libros, la literatura, y la cultura que transmiten son elemento central de esta novela.

5) Almudena Grandes: “El lector de Julio Verne”, último libro que he leído. Una magnífica narradora en castellano que te hace vivir una aventura a la vez que nos explica de dónde venimos.

Consejos para empezar a escribir…

Te lo digo en forma de lista:

– Leer mucho.

– Hacer un primer curso de escritura, porque escribir requiere una técnica y hay que conocerla.

– A partir de una idea desarrollar el tema que te interesa tratar e imaginar una historia que trate de ese tema.

– Planear y diseñar antes de empezar a escribir.

– Crear los personajes adecuados y decidir un tono, un estilo, un lenguaje, en definitiva, que  se ajuste a tu historia.

– Cuando escribas, escribir lo que te gustaría leer (así se cierra el círculo).

Por último, pregunta obligada, háblanos de tus proyectos de futuro

Seguir escribiendo y acabar la segunda novela. Luego, quizás, escribir una novela que no sea de género, como una nueva experiencia.

Desde Mucho Más Que Un Libro te deseamos mucha suerte.

Deja un comentario