Graziella Moreno y Raquel Picolo. «Flor seca» en la Casa Elizalde.

“El hombre no es bueno por naturaleza, a pesar de lo que defiende el filósofo Jean-Jacques Rousseau en El contrato social”, opinó Graziella Moreno, jueza y escritora, en la charla organizada en la Casa Elizalde el miércoles 29 de marzo. Junto a la autora y a Raquel Picolo, también escritora y conductora del acto, compartimos casi dos horas inolvidables hablando de Flor seca, la última novela de Moreno, de sus personajes, de la creación literaria, de los premios, de sus escritores de referencia y de muchas cosas más.

“Quería hablar de la corrupción del día a día, que no es tan rara –explicó la autora-. Todos tenemos puntos débiles y los corruptores ya saben a quién pueden corromper y cómo, porque nos estudian”. Flor seca, tercera novela, de Graziella Moreno, recupera los personajes que ya conocimos en su opera prima, Juegos de maldad, y nos explica una historia que arranca con el descubrimiento del cadáver de una mujer cubierto con pétalos de lavanda y la cara destrozada. Ese será el detonante que sacará a la luz un caso de corrupción en la Policía Nacional y que pondrá en marcha la investigación dirigida por la juez Sofía Valle. “No tengo mucho de Sofia –confesó- excepto su afición por los puzles, pero quizás tengo más de su amigo, el inspector Enda Rivas, un personaje más introvertido que la juez, al que le tengo mucho cariño”.

Foto de familia en la Casa Elizalde.

Apasionada de la lectura, Graziella Moreno empezó a escribir relatos con doce años. Juegos de Maldad (2015), su primera novela, está ambientada en los juzgados y desmonta los estereotipos sobre jueces y policías. En 2016, publicó El bosque de los inocentes, que aborda temas sobrenaturales y los delitos contra los niños, los más indefensos. Flor seca es su tercera novela y tendrá continuidad para regocijo de sus lectores. “Actualmente escribo a partir de las 9 de la noche. En ocasiones solo una hora y, si puedo, también sábados y domingos. Es muy recomendable escribir a diario, aunque solo sea media hora”, aconsejó.

Leer, leer y leer es lo primero que hay que recomendar si queremos escribir. “El estilo de cada autor es muy personal –opinó Moreno-. Algunos pasan mucho tiempo documentándose y luego escriben la historia en poco tiempo”. La autora también citó algunas de sus lecturas y autores favoritos, entre los que destacamos Mientras escribo, de Stephen King, sobre el oficio de escribir, las obras de Edgar Allan Poe, el maestro del terror, y del mismo Stephen King, las novelas negras de John Connolly “con tintes fantasmagóricos”, y la serie Wallander, de Henning Mankell, entre otros.

De momento, seguiremos acompañando a los personajes de Flor seca en esta nueva investigación. ¡Y a esperar una nueva entrega!

¡No te la pierdas!

Deja un comentario