Alicia Estopiñá Amela y Emilio González Bou en la presentación de “Corazón de tierra”.

Una joven griega, bióloga de profesión, un notario barcelonés, una investigación que podría revolucionar el cultivo de la trufa, un mastín cada vez más libidinoso y diversos indeseables que persiguen apropiarse de los resultados del esfuerzo ajeno, son los ingredientes que convenientemente mezclados dan como resultado Corazón de tierra, una comedia de acción y enredos, de Alicia Estopiñá Amela y Emilio González Bou. De la gestación de la obra, de la inclusión del humor en la novela de intriga y de muchas cosas más hablamos con los autores en la librería Alibri, de Barcelona, el lunes 12 de febrero.

La historia de Corazón de tierra no se desarrolla en Valderrobres y la comarca del Matarraña, como la trilogía integrada por Fantaso, Merlot y Los perros y los cuchillos (también muy divertidas) sino que transporta al lector desde el Piamonte italiano hasta Barcelona, pasando por Ámsterdam. Elephteria Diamantidis, una joven bióloga molecular, realiza un importante descubrimiento que acorta el periodo de crecimiento de las trufas y les confiere extraordinarias propiedades curativas. Como era de esperar, el hallazgo desata la codicia de una serie de peligrosos villanos y, en busca de tranquilidad y seguridad, Elephteria abandona el Piamonte y viaja a Barcelona, donde Ricardo Muntaner, un notario atractivo y amante de la buena mesa, intentará ayudarla sin imaginar el alud de complicaciones que se le avecina.

Corazón de tierra no es la primera novela escrita a cuatro manos entre Alicia Estopiñá Amela y Emilio González Bou. Su colaboración literaria arrancó con Bajo el mantel, una deliciosa narración negra-gastronómico-turística, Premio Narrativa Rural Serret 2014, y continuó con Los perros y los cuchillos, una novela de ritmo frenético donde un buen número de personajes a cuál más estrambótico se lanzan a la búsqueda delirante de un tesoro escondido en los túneles excavados bajo el suelo de Valderrobres. “No nos resulta muy difícil ponernos de acuerdo después de tantos años juntos y como somos restaurante-adictos, las sobremesas son el momento ideal para escribir”, explicaron. Y también “la notaria es una fuente de anécdotas y aprovecho la profesión del protagonista de Corazón de tierra para dar una visión real y actualizada de la profesión”, apuntó González Bou.

Firma de libros en la librería Alibri, de Barcelona.

Alicia Estopiñá nació en Barcelona, vivió sus primeros años en Valderrobres (Teruel), y reside actualmente en Sitges (Barcelona). Licenciada en Historia del Arte y apasionada de la literatura, debutó como escritora publicando relatos en la colección “Ellas también cuentan” de la Editorial Torremozas de Madrid. En 2003, publicó Fantaso, una comedia de situaciones (sitcom) con altas dosis de humor e intriga, ambientada en una pequeña ciudad de provincias. A esta primera novela siguió Merlot (2006), una historia de intriga y humor, ambientada como la anterior en el Maestrazgo turolense. Junto a Emilio González Bou, Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona y notario de profesión, escribió Bajo el mantel, Premio Narrativa Rural Serret 2014, y Los perros y los cuchillos (2015). Corazón de tierra es, hasta hoy, su última y muy divertida colaboración literaria.

Corazón de tierra, una novela de intriga y acción con altas dosis de humor que no podrás parar de leer.

¡No te la pierdas!

Deja un comentario