Con Graziella Moreno en la librería Barra/Llibre hablando de Invisibles.

Una media de 38 desaparecidos al día son los datos reales publicados en el Sistema de Personas Desaparecidas y Restos humanos sin identificar en los que se basa Invisibles, la quinta novela de la juez y escritora Graziella Moreno. Datos reales que producen escalofríos y a los que habría que añadir las desapariciones no denunciadas y, por tanto, “invisibles” de aquellos que no cuentan con nadie que se preocupe por ellos. De todo ello, de cómo se gestó la novela, de los personajes, de la importancia de la infancia en la vida futura de cada individuo y de muchas cosas más hablamos con la autora en la librería Barra/Llibre, de Barcelona, el jueves 4 de abril. ¡Fue un placer!

Firmando libros.

“Esta es mi novela más personal y empecé a tomar notas en 2010, pero no la he podido publicar hasta ahora. Está inspirada en hechos que conozco por mi profesión de juez y en experiencias personales”, confesó Graziella Moreno. La trama gira en torno a la desaparición en Barcelona de cinco mujeres de diferente edad y condición. No desaparecen por el simple hecho de ser mujeres, pues también podrían ser hombres o niños, pero excepto en el caso de una de ellas, nadie denuncia su desaparición… y nadie las busca. Son “invisibles”, al igual que los tres protagonistas que deciden intentar averiguar qué les ha ocurrido, aunque no están autorizados a investigar. Son Sara, una policía expedientada, su hermano Simón, y un amigo de éste, Pablo. Los tres arrastran acusados sentimientos de culpa y buscan la redención que esperan encontrar tras efectuar una buena obra.

“No creo en el determinismo. Una persona puede cambiar a mejor, aunque su infancia haya resultado traumática, pero sí es cierto que esta es una etapa fundamental que condiciona toda tu vida futura. La gente no hace las cosas porque sí”, opinó Graziella Moreno. Invisibles consta de dos tramas que avanzan paralelas hasta que se entrecruzan entre sí. Por un lado, conocemos a Miguel Montero, un hombre cercano a la cuarentena, que, cuando tenía doce años, vivió una experiencia terrible. Como resultado, malvive a la sombra de Ricardo, su hermano mayor, aparentemente un triunfador. Por otro, Sara, Simón y Pablo buscan a las mujeres desaparecidas por las calles de Barcelona. Al igual que en otras novelas de Moreno, la mitología griega está presente con la inquietante leyenda de las Erinias, personificaciones femeninas de la venganza, con las que la autoritaria madre del señor Roca, un jubilado poco sociable conocido de Simón, amenazaba a su hijo en las largas noches infantiles.

Interior librería Barra/Llibre, de Barcelona.

Nacida en Barcelona, Graziella Moreno estudió Derecho en la Universidad de Barcelona (UB) y desde 1991 trabaja en la Administración de Justicia. En 2002, ingresó en la carrera judicial, y sus primeros destinos fueron los juzgados de instrucción de Amposta, Gavá y Martorell. Actualmente, es juez en un juzgado penal de Barcelona. Juegos de Maldad, su ópera prima, publicada en 2015, está ambientada en los juzgados y desmonta los estereotipos sobre jueces y policías. Le siguió El bosque de los inocentes (2016) que aborda temas sobrenaturales y los delitos contra los más indefensos, los niños. En Flor seca (2017), su tercera novela, retoma la historia de los personajes de Juegos de maldad y se adentra en la corrupción del día a día, difícil de detectar. Para la app Black & Noir, exclusivamente para móvil, ha escrito la novela por entregas Querida Elsa, una historia de venganzas, crímenes y traiciones, con las mafias rusa y ucraniana que operan en la Costa Brava como telón de fondo. Invisibles, su última novela, nos acerca al preocupante tema de la desaparición de personas.

Invisibles, una novela inspirada en hechos reales que no podrás parar de leer. ¡No te la pierdas!

Deja un comentario