Raquel Picolo y Graziella Moreno en la Casa Elizalde.

Según las estadísticas que figuran en el Sistema de Personas Desaparecidas y Restos Humanos sin identificar, en 2018 desaparecían en nuestro país cerca de 40 personas al día. “A estos hay que añadir las desapariciones que no son denunciadas, las que nadie investiga porque las víctimas no tienen a nadie que se preocupe por ellas y, en consecuencia, son invisibles”, opinó la jueza y escritora Graziella Moreno, autora de Invisibles, una espléndida y turbadora novela negra basada en hechos reales. Sobre las desapariciones y cómo actuar, el proceso de creación de la novela, los personajes y su evolución, los premios, el mundo editorial y muchas cosas más hablamos con la autora en la Casa Elizalde, de Barcelona. Fue el miércoles 19 de junio en el Taller de Escritura Creativa dirigido por la también escritora Raquel Picolo.

Con Graziella Moreno, hablando de Invisibles y de literatura en general. ¡Un placer!

“En Invisibles quería hablar del drama de las personas que desaparecen, a las que nadie busca y a nadie interesa saber si están vivos o muertos. Esto sucede todos los días y quería darle visibilidad”, explicó Graziella Moreno. La historia que nos cuenta Invisibles gira en torno a cinco mujeres que desaparecen en Barcelona sin dejar rastro y solo una de las desapariciones es denunciada por un familiar. “Son mujeres, pero en este caso podrían ser hombres, o incluso niños y, de hecho, en el mundo real desaparecen más hombres que mujeres y más menores de ambos sexos que adultos”. Aunque, lo verdaderamente importante en la novela es que las desaparecidas son invisibles para el conjunto de la sociedad, y también lo son Sara, Simón y Pablo, los tres protagonistas que las buscan por motivos personales diversos, aunque no están autorizados a investigar.

Invisibles es una novela coral con personajes muy trabajados que van evolucionando a medida que avanza la novela. Sara, una policía expedientada, y su hermano Simón arrastran problemas derivados de su traumática infancia, mientras que Pablo, ex drogadicto y amigo de Simón, se siente culpable por un desgraciado hecho del pasado. Por su parte, Miguel Montero, de 37 años, sufrió una desgracia terrible a los doce años, de la que no se ha recuperado, y las Erinias, personificaciones femeninas de la venganza en la mitología griega, amenazan con un terrible castigo al señor Roca, un jubilado obsesionado con las historias que en su infancia le contaba su autoritaria madre. “La infancia, que influye decisivamente en la vida de cada uno de nosotros, es uno de los temas que he querido destacar en Invisibles, y también que podemos superar un destino adverso, como intentan Sara, Simón y Pablo, que buscan a las mujeres desaparecidas como una forma de redención. “Siempre hay esperanza de mejorar”, expresó la autora.

¿Y cómo escribe Graziella Moreno? “No soy escritora de brújula, pero tampoco de mapa, con todo previsto. Escribir es como un puzzle. Para contar una escena tengo que imaginarla previamente, aunque, frecuentemente, mis personajes evolucionan de forma diferente a como había previsto en un principio”. Y cuando ya has terminado tu novela, dejarla reposar, quizás dos o tres meses, y darla a leer a un lector que pueda darte honestamente su opinión es muy recomendable. Y un último consejo para los aspirantes a escritores: “para escribir, hay que ser un buen lector, de lo contrario, es misión imposible”.

En el Taller de Escritura de la Casa Elizalde, Barcelona.

Nacida en Barcelona, Graziella Moreno estudió Derecho en la Universidad de Barcelona (UB) y desde 1991 trabaja en la Administración de Justicia. Con Juegos de Maldad (2015), su primera novela, desmontó los estereotipos sobre jueces y policías. Le siguió El bosque de los inocentes (2016) que aborda temas sobrenaturales y los delitos contra los más indefensos, los niños. En Flor seca (2017), la autora retoma la historia de los personajes de Juegos de maldad y se adentra en la corrupción del día a día, de los que se aprovechan de las debilidades humanas. Para la app Black & Noir, exclusivamente para móvil, escribió Querida Elsa, una historia de venganzas, crímenes y traiciones, con las mafias rusa y ucraniana que operan en la Costa Brava como telón de fondo. Invisibles es, hasta ahora, su última obra publicada, pero continúa escribiendo. “Hablamos de una novelista de raza que no escribe para dejarlo en un cajón”, apreció Raquel Picolo.

Invisibles, basada en hechos reales, denuncia un tema de inquietante actualidad. ¡No os la perdáis!

2 Responses to “¡”Invisibles” en la Casa Elizalde!”

  1. Raquel Picolo, Responder

    Va ser una trobada molt interessant i entranyable. Moltes gràcies!

Deja un comentario en Raquel Picolo

Haz clic aquí para cancelar la respuesta.