Graziella Moreno y Jordi Macarulla .

Acompañada por policías, jueces y demás personajes literarios de Juegos de maldad, El bosque de los inocentes y Flor seca, la juez y escritora Graziella Moreno visitó el club de lectura de novela negra de la Biblioteca Pare Miquel d’Esplugues de Llobregat el pasado martes 20 de noviembre. Junto a la autora y Jordi Macarulla, escritor y conductor del acto, aprendimos un montón sobre el funcionamiento real de los juzgados y el papel de los jueces, mientras degustábamos unas deliciosas magdalenas caseras regadas con ratafía, licor idóneo para entrar en calor y disfrutar de una interesantísima conversación.

“Yo no puedo saltarme la ley. Tengo que atenerme a las leyes para dictar sentencias”, explicó Graziella Moreno, que escribió su primera novela, Juegos de maldad, para descubrir al lector el día a día real de las investigaciones policiales y los juzgados de instrucción, a la vez que para desmontar los estereotipos sobre jueces y policías. “Nada es como en CSI y otras series norteamericanas”, puntualizó.

Un momento de la charla de Graziella Moreno en el Club de lectura de la Biblioteca Pare Miquel.

Juegos de maldad, publicada en 2015, arranca con un muchacho, casi un niño, encontrado malherido en un camino forestal. Aterido de frío y en estado de shock, el adolescente da una primera versión de los hechos que contradice al día siguiente. De este extraño caso se ocupará una joven juez, Sofía Valle, que también lleva una compleja investigación para detener a una peligrosa banda de narcotraficantes. Policías, jueces, forenses y psicólogos adscritos a los juzgados de instrucción llevan adelante diversos casos pese a la escasez de medios y a encontrarse desbordados de trabajo. Así, el lector se sumerge poco a poco en un mundo en el que coexisten delincuentes peligrosos que asesinan por placer, marginales que sobreviven al borde del abismo, individuos aparentemente “normales” de puertas afuera y maltratadores ocultos en la intimidad… Juegos de maldad fue finalista al Premio Mejor Novela Negra en castellano Cubelles Noir 2016.

Dulces y buena literatura. ¡Extraordinario maridaje!

En El bosque de los inocentes (2016), segunda novela de Graziella Moreno, la historia gira en torno a la terrible lacra de la pederastia, con elementos “mágicos” y leyendas sobre brujas como telón de fondo, y no tiene nada que ver con la primera. Unos niños desaparecidos y la posterior búsqueda contrarreloj en los bosques del Montseny, un asesino que actúa como el psicópata Gilles de Rais, noble francés del siglo XV, considerado uno de los peores asesinos de niños de la Edad Media, una joven abogada que cada noche sueña pesadillas, secretos de familia y leyendas sobre brujas que habitan en los bosques, esperan al lector en una novela que añade el atractivo de lo sobrenatural a la investigación policial.

Flor seca (2017), su tercera novela, retoma la historia de los personajes que conocimos en Juegos de maldad y nos habla de “la corrupción del día a día, que no es tan rara, y de la fina línea que separa lo correcto de lo incorrecto”, apuntó la autora. La novela arranca con el descubrimiento del cadáver de una mujer cubierto con pétalos de lavanda y la cara destrozada. Ese será el detonante que sacará a la luz un caso de corrupción en la Policía Nacional y que pondrá en marcha la investigación dirigida por la juez Sofía Valle. Junto a ella volveremos a encontrar a su amigo, el inspector Enda Rivas, y constataremos la evolución de los diferentes personajes.

Los integrantes del Club de lectura de la Biblioteca Pare Miquel, con Graziella Moreno y Jordi Macarulla.

Y ya está muy próxima la publicación de su cuarta novela, Invisibles, que verá la luz a principios de 2019. Aquí la trama gira en torno de mujeres desaparecidas y qué sucede con ellas. “De esta historia empecé a tomar notas en 2012 y se publica en 2019”, explicó. Y es que es complicado compaginar el trabajo diario con la escritura, “aunque a partir de 2010, cuando me trasladaron a un Juzgado Penal en Barcelona, me pude organizar mejor “, explicó.

Graziella Moreno Graupera nació en Barcelona en 1965 y estudió Derecho en la Universidad de Barcelona, aunque en un principio, Periodismo era su primera opción. Empezó a trabajar en la Administración de Justicia en 1991 y en 2002, ingresó en la carrera judicial. Sus primeros destinos fueron los juzgados de instrucción de Amposta, Gavá y Martorell. Actualmente, es jueza en un juzgado penal de Barcelona y continúa escribiendo para disfrute de sus lectores.

Deja un comentario