Graziella Moreno y Núria Jiménez, en el Centre d’Informació i Recursos per a les Dones, de Cornellà de Llobregat.

¿Qué tiene que ver la aplicación de la justicia con la literatura? Más de lo que nos imaginamos y así nos lo demostró Graziella Moreno Graupera, jueza y escritora, en la animada tertulia sobre Justicia y literatura que tuvo lugar en el Centre d’Informació i Recursos per a les dones, de Cornellà de Llobregat (Barcelona), el pasado 26 de abril.

Acompañada por Núria Jiménez, Tècnica Responsable d’Igualtat de Cornellà, Moreno explicó a un auditorio entregado su trayectoria profesional y sus inicios en la creación literaria. “Escribí Juegos de maldad, mi primera novela, para dar a conocer el día a día de un juzgado de instrucción, cómo se mueven en la vida real los jueces, secretarios, fiscales, policías, forenses, alejado todo ello del funcionamiento del CSI americano que aquí no existe”. La trama de Juegos de maldad arranca con un muchacho, casi un niño, al que encuentran malherido en un camino forestal. Aterido de frío y en estado de shock, el adolescente da una primera versión de los hechos que contradice al día siguiente. “Hay gente que sabe mentir muy bien y te lían”, confesó la autora.

Su segunda novela, El bosque de los inocentes, más fantástica y personal, aborda el espeluznante tema de la pederastia y la pornografía infantil y hace referencia a Gilles de Rais, un noble francés del siglo XV reconvertido en torturador y asesino de niños. Esas conductas, al igual que el maltrato, existen y hay que luchar contra ellas y para ello “necesitamos un código penal, porque hay gente que no sabe comportarse y se aprovecha de otros”, apuntó. Aunque también opinó que una buena educación es primordial para prevenir y combatir estas lacras sociales.

Flor seca, su tercera novela, recientemente publicada, continúa la historia de los personajes de Juegos de maldad e introduce el tema de la corrupción en su vertiente más “doméstica”. “Hay una fina línea que separa lo correcto de lo incorrecto, nos pasamos la vida caminando sobre ella y no es difícil traspasarla, pues los intentos de corrupción pasan cada día, con regalos aparentemente inocuos como unas botellas de vino o un par de entradas para un partido de futbol. Muchas veces no se puede volver atrás”, afirmó.

Nacida en Barcelona en 1965, Graziella Moreno estudió Derecho en la Universidad de Barcelona (UB) y desde 1991 trabaja en la Administración de Justicia. En 2002, ingresó en la carrera judicial, y sus primeros destinos fueron los juzgados de instrucción de Amposta, Gavá y Martorell. Actualmente, es jueza en un juzgado penal de Barcelona. La autora ha participado en los principales festivales de novela negra del país y, junto a Juan Bolea y Benito Olmo estará en la VLCNegra 2017 en la mesa redonda A muerte, el sábado 6 de mayo.

¡No os lo perdáis!

Deja un comentario