“La maldición de Hemingway” anda suelta por las calles de Pamplona desde que Ernest Hemingway, el gran escritor estadounidense del siglo XX, visitó la ciudad por primera vez el 6 de julio de 1923. La prueba inicial fue Fiesta (1926), ópera prima del escritor, que se desarrolla parcialmente en Pamplona. A esta han seguido incontables novelas de autores variopintos nacionales y extranjeros cuya acción alcanza la capital navarra y que de una u otra forma se refieren a Hemingway. Pamplona Negra no resultó inmune a este “virus” y como homenaje programó una inolvidable Ruta Negra los días 19 y 26 de enero bajo el sugestivo título de “La maldición de Hemingway”.

A punto de iniciar la Ruta Negra «La maldición de Hemingway» con Miguel Izu.

El sábado 26 amaneció sin lluvia y llegó a salir el sol, un día perfecto para deambular por las calles de Pamplona descubriendo los lugares citados en las novelas. Bajo la guía del jurista y escritor Miguel Izu, todos los presentes disfrutamos de un agradable paseo matutino mientras nos empapábamos de literatura con Hemingway como protagonista destacado. Partiendo de la Catedral de Pamplona, elegido por Estela Chocarro como lugar del crimen en Nadie ha muerto en la Catedral (2016), pasamos por la calle Mercaderes, 16, donde vive la inspectora Amaia Salazar en El guardián invisible (2012), de Dolores Redondo, y seguimos hasta la esquina con la calle Estafeta, sede de la Academia Hemingway en El silencio de la ciudad blanca (2016), de Eva García Sáenz de Urturi.

Plaza del Castillo.

La calle Estafeta es una de las más citadas en las novelas que cuentan con Hemingway y Pamplona como si fueran dos personajes más. Medal from Pamplona (1964), de Cameron Rougvie; The Pamplona affair (1978), de Nick Carter; The Hemingway Sabatical (1996), de Allan Conan; Las lagrimas de Hemingway (2005), de Reyes Calderón; Death of a pilgrim (2009), de David Dickinson; Encierros en Wall Street (Running of the Bulls, 2014), de Christopher Smith y Habitación 254 (2018), de Yolanda Almeida, son algunas de las obras que sitúan parte de la acción en la calle Estafeta, muy próxima a la Catedral y a la popular Plaza del Castillo.

Hotel La Perla en la Plaza del Castillo.

Es precisamente en la Plaza del Castillo donde se encuentra el Gran Hotel La Perla donde la leyenda cuenta que se alojaba Ernest Hemingway durante sus estancias en Pamplona. Miquel Izu aclaró que, en realidad, el escritor estadounidense se hospedó en el Hotel Quintana en sus primeras visitas a la ciudad, pero ello no es óbice para que dos novelas más, ¿Quién con fuego? (2015), de Carlos Ollo, y Un extraño lugar para morir (2012), de Alejandro Pedregosa, alojen a alguno de los protagonistas en el Hotel La Perla o se cometa un crimen en la supuesta habitación de Hemingway. Una decisión peligrosa (2014), de Javier Abasolo, sitúa un mitin fascista en la misma Plaza del Castillo.

Siguiendo con nuestro paseo llegamos a la calle Chapitela, 19, donde se hallaba la sucursal del Banco de Bilbao objeto de un atraco en The Caper of the Colden Bull (1966), de William P. McGivern, novela que fue posteriormente adaptada para el cine y protagonizada por Stephen Boyd. En Nada que perdonar (2014), de Alberto Ladron Arana, Mikel Izu, el protagonista, es funcionario de la Hacienda foral de Navarra y Sin retorno (2015), primera novela de Susana Rodríguez Lezaun, nos lleva a la casa de la protagonista Irene Ochoa en el palacio de los Navarro Tafalla, calle Zapatería, 50.

Palacio de los Navarro Tafalla en la calle Zapatería, 50.

Pero no solo de Hemingway viven las novelas ambientadas en Pamplona. Pablo Sarasate, violinista y compositor muy popular en su tiempo, nacido en 1844 y que vivió en la calle San Nicolas, 19-21, aparece en La liga de los pelirrojos (1891), uno de los 56 relatos cortos sobre el detective de ficción más popular de todos los tiempos, Sherlock Holmes, escrito por Arthur Conan Doyle. Y ya terminando el recorrido, enfilamos la calle San Gregorio, donde se encuentra el bar en el que trabaja Leire, la protagonista de Orán ya no te quiere (2015), de Carlos Erice. Y en la calle San Lorenzo, encontramos el Bar Askartza, donde suele comer el inspector Abel Martín en El vuelo del cormorán (2015), de Juan Carlos Berrio. Como punto final a tan negro recorrido, nuestro guía, Miguel Izu, nos habló de El asesinato de Caravinagre, su primera novela, publicada en 2014, que relata el asesinato de Caravinagre, la figura más popular de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, amparándose el criminal en el bullicio de los Sanfermines.

¡Una ruta fascinante y una “maldición de Hemingway” inolvidable! ¡Viva Pamplona Negra!

Deja un comentario