Entrega del Premio GRN3 a Agustín Díaz Yanes, con los directores del festival, Jesús Lens y Gustavo Gómez, y el alcalde de Granada, Francisco Cuenca.

Mucho Más Que Un Libro trasladó su cuartel general a la hermosa ciudad de Granada durante una inolvidable semana y, no por casualidad, disfrutó de las atractivas actividades que el festival Granada Noir deparó a todos los amantes del género negro del 2 al 7 de octubre. Entre estas destaca con luz propia la entrega del Premio GRN3 al cineasta, guionista y escritor Agustín Díaz Yanes, un premio que, al decir de Jesús Lens, “entregamos en agradecimiento a los creadores por lo muy bien que nos lo han hecho pasar”.

La proyección de Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, opera prima de Díaz Yanes, y el posterior coloquio del director con Fernando Marías puso el broche de oro a una tarde perfecta. La película, galardonada en 1995 con varios Premios Goya (entre ellos mejor director novel y mejor guion original), cuenta la historia de Gloria Duque (Victoria Abril), una mujer hundida y alcoholizada que vuelve a Madrid tras una desastrosa estancia en México, en la que entró en contacto con el narcotráfico.  Allí se reencuentra con Julia (Pilar Bardem), su suegra, que cuida de su hijo (el marido de Gloria) en coma, mientras intenta sobrevivir honradamente y pagar la hipoteca del piso con sus clases particulares. Con la ayuda de Julia, Gloria intentará encontrar un trabajo y terminar sus estudios, pero en México alguien ha decretado su muerte y dos sicarios vuelan hacia Madrid para cumplir la sentencia.

Un muy interesante coloquio tras la proyección de Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, entre Agustín Díaz Yanes y Fernando Marías.

“En esta película quería reivindicar el papel de la mujer como heroína del cine policíaco, y las heroínas son dos mujeres pobres: Gloria y Julia”, explicó Díaz Yanes, que añadió “Gloria es una persona humilde que se mejora y supera a sí misma con la ayuda de Julia, porque siempre hay que tener la ayuda de alguien”. Fernando Marías, por su parte, destacó el papel de Eduardo (Federico Lupi), un sicario mexicano “que tiene delirios con Dios, el cual le ordena no matar más para salvar a su hija”. Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto cuenta con una secuela, Solo quiero caminar (2008), que se proyectará en el Teatro Caja Granada el próximo martes 12 de diciembre.

¡Muchas felicidades!

Deja un comentario