Con Angelique Pfitzner en la presentación de Los niños del éxodo en la librería Barra/Llibre, Barcelona.

“Los niños representan la vulnerabilidad máxima y es imposible protegerlos mientras no tengan a nadie que se preocupe por ellos y exista una demanda de órganos, un negocio creciente de prostitución infantil, redes de pornografía y pederastas”. Así se expresaba la escritora y poeta Angelique Pfitzner en la presentación de su última novela, Los niños del éxodo, en la librería Barra/Llibre, de Barcelona.

Los niños del éxodo refleja el drama de los refugiados que huyen de guerras, del hambre y de las persecuciones políticas o religiosas en busca de una vida mejor. “Me impactó la fotografía de Aylan Kurdi, el niño sirio de tres años, que apareció ahogado en una playa de Turquía, una imagen que dio la vuelta al mundo, pero que fue manipulada pues nunca un cadáver llega del mar con zapatos y contra sentido de las olas”, explicó Angelique Pfitzner. A partir de ese momento, la autora sintió que no se podía quedar así “tan tranquila” e inicio una exhaustiva investigación que duró dos años y que la llevó a escribir Los niños del éxodo, con el drama de los refugiados como telón de fondo. En esta huida muchos niños se encuentran solos, habitualmente porque pierden a sus familiares en el camino. Así se convierten en los más vulnerables y grandes peligros les acechan. Son presa fácil para las mafias y pueden acabar explotados sexualmente, trabajando en condiciones de esclavitud o siendo víctimas de un especialmente lucrativo tráfico de órganos. En enero de 2016, un informe de Europol estimaba que unos 10.000 niños habían desaparecido al cruzar las fronteras europeas. “Esto ocurre porque oficialmente no existen, quien podría reclamarles ya no está y nadie puede hacer nada por ellos”, lamentó la autora.

Librería Barra /Llibre.

La historia de Los niños del éxodo se subdivide en dos tramas, con dos protagonistas principales: el médico forense Jan Méndez y la teniente de la Guardia Civil Roberta Reinols, que arrastran un tormentoso pasado en común. Por un lado, el lector acompañará a Méndez y a los desdichados refugiados en el largo y tortuoso viaje por el continente europeo desde el campo de Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia. Por otro, Barcelona nos espera en su versión más oscura “porque he querido mostrar que la maldad puede encontrarse en cualquier lugar y adoptar múltiples formas”, explicó Angelique Pfitzner.

Nacida en Munich (Alemania) en 1969, hija de padre alemán y madre española, Angelique Pfitzner fue una lectora voraz durante su infancia y empezó a escribir a una edad muy temprana “porque tenía mucha imaginación y me inventaba historias, un hobby que poco a poco se convirtió en una necesidad”. En 2011, debutó como escritora de novela negra con Compulsiva obsesión, un thriller psicológico protagonizado por un inspector de policía y un psiquiatra que unen esfuerzos para detener a un sanguinario asesino en serie. La novela ganó el III Certamen Literario La Isla De Las Letras 2012, en la categoría de Mejor Novela Policíaca. Eldha, Caso Cerrado, su segunda novela, cuenta una historia de suspense claustrofóbico y sorprendente final. Tras Eldha, la autora cambió de registro y en 2016 publicó Big Bang 13, una antología de trece relatos negros, la mayoría ambientados en Barcelona y colaboró con un relato, Los crisantemos, en la antología Relatos de la orilla negra. Además, es comisaria del festival de género negro Lloret Negre que en 2019 ha celebrado su segunda edición con gran éxito.

Los niños del éxodo es una novela negra que remueve la conciencia del lector y no deja a nadie indiferente. ¡No te la pierdas!

Deja un comentario