José María García y Angelique Pfitzner en la presentación de Los niños del éxodo en SomNegra, Barcelona.

La crisis de los refugiados, con su consecuencia más dramática: el lucrativo “negocio” de las mafias con el pavoroso tráfico de personas, es el epicentro de Los niños del éxodo, una novela muy negra de Angelique Pfitzner, presentada ayer jueves, 19 de septiembre, en la librería SomNegra, de Barcelona.

La novela negra es un arma muy potente de denuncia social y en el caso de Los niños del éxodo, Angelique Pfitzner da visibilidad a los millones de desplazados por guerras, hambrunas, genocidios, etc… que solo buscan una vida mejor para ellos y sus hijos. “Solo en Siria, seis millones de personas han emigrado para escapar de la guerra que devasta el país desde 2011 y la mitad son menores de edad”, denunció el escritor y abogado José María García Sánchez, que acompañó a la autora en la presentación de esta excelente novela negra que no deja a nadie indiferente.

No basta con huir, pues la apatía general de países y gobiernos convierte a los refugiados en carne de cañón, víctimas fáciles de las mafias que se enriquecen con el tráfico de personas. Y en los campos de refugiados también actúan los que carecen de escrúpulos. Son muchos los refugiados que acaban trabajando en condiciones de esclavitud, hundidos en la prostitución (sobre todo, las niñas) o sacrificados en aras del especialmente rentable tráfico de órganos. Y los más vulnerables son los niños, a los que se ha separado previamente de sus padres y familiares. “Los niños representan la vulnerabilidad absoluta. Se encuentran solos y nadie puede ayudarles, porque oficialmente no existen”, explicó Angelique Pfitzner.

“La idea de escribir Los niños del éxodo nació a partir de ver en televisión la fotografía de Aylan Kurdi, el niño sirio de tres años que apareció ahogado en una playa de Turquía, una imagen que dio la vuelta al mundo”, confesó la autora. A raíz de ello, Angelique Pfitzner decidió que no se podía quedar “tan tranquila” ante esa espantosa realidad e inició una exhaustiva investigación sobre “todas las rutas de refugiados para llegar a Europa”.

Librería SomNegra, Barcelona.

La historia de Los niños del éxodo se inicia con la llegada a la estación de Sants (Barcelona) de un tren que transporta la macabra carga de siete niños muertos. La novela se subdivide en dos tramas, con dos personajes principales, que arrastran un tormentoso pasado en común. Por un lado, la teniente de la Guardia Civil Roberta Reinols dirigirá la investigación de las muertes en Barcelona, mientras el lector acompañará al médico forense Jan Méndez y a un número indeterminado de refugiados (hombres, mujeres y niños) en un largo y tortuoso periplo por el continente europeo desde el campo de Idomeni, situado en la frontera entre Grecia y Macedonia, hasta una Barcelona que muestra su cara más oscura y despiadada.

Angelique Pfitzner nació en Munich (Alemania). Durante su infancia fue una lectora voraz y empezó a escribir a una edad muy temprana. En 2011, debutó como escritora de novela negra con Compulsiva obsesión, un thriller psicológico protagonizado por un inspector de policía y un psiquiatra que unen esfuerzos para detener a un sanguinario asesino en serie. La novela ganó el III Certamen Literario La Isla De Las Letras 2012, en la categoría de Mejor Novela Policíaca. Eldha, Caso Cerrado, su segunda novela, cuenta una historia de suspense claustrofóbico y sorprendente final. Tras Eldha, la autora cambió de registro y en 2016 publicó Big Bang 13, una antología de trece relatos negros, la mayoría ambientados en Barcelona. Además, colaboró con un relato, Los crisantemos, en la antología Relatos de la orilla negra. Además, es comisaria del festival de género negro Lloret Negre que en 2019 ha celebrado su segunda edición con gran éxito.

Los niños del éxodo es una novela negra que aborda un tema duro y real  del que nadie parece querer hablar. ¡No te la pierdas!

Deja un comentario