?

A finales del pasado mes de agosto, en plena canícula veraniega, se celebró el I Festival de Novel·la Negra del Garraf Cubelles Noir. No faltaron los premios a las mejores novelas negras en catalán y castellano publicadas por mujeres escritoras en 2015: La puta d’oros, excelente opera prima de Elena Torres Girbau, y Cuentas pendientes, tercera entrega de la serie protagonizada por las subinspectoras Rebeca Santana y Miriam Vázquez, de Susana Hernández. Ambas novelas y sus autoras volvieron a ser protagonistas en la velada literaria celebrada el viernes 5 de noviembre en la librería Alibri, de Barcelona.

?

Acompañadas por Xavier Borrell, escritor y comisario de Cubelles Noir, y de Laura González, periodista y directora de “Todos somos sospechosos” de Radio 3, las autoras hablaron de las novelas premiadas, del proceso creativo, de su evolución como escritoras y de muchas cosas más. Susana Hernández prefiere escribir en castellano “porque tengo más vocabulario”, al contrario de Elena Torres que considera el catalán como su voz  narrativa. En cuanto a escribir con un estilo propio, Hernández opina que “vas evolucionando y encuentras tu estilo cuando dejas de escribir como los demás y empiezas a hacerlo como tú misma”, mientras Torres asegura que “en los diálogos es donde me siento más cómoda, pero la clave para avanzar en la escritura se encuentra en un 99 por ciento en el trabajo y la perseverancia y solamente dejaría un 1 por ciento a la inspiración”.

libros-alibri

La trama de La puta d’oros, una novela ambiciosa y muy negra, con trasfondo de drama histórico, abarca dos tramas temporales: 1976 y 2008. La historia arranca en febrero de 1976 en Barcelona. Tras una manifestación antifranquista, un comando de extrema derecha golpea a Jana Martí, una joven de 21 años, hasta darla por muerta. La víctima sobrevive, pero el miedo la atenaza y le impide denunciar al responsable, aunque está segura de conocer su identidad. Huye al extranjero para rehacer su vida como escritora de viajes y olvidar. Treinta años más tarde, en 2008, Jana volverá a Barcelona y se enfrentará a su pasado. “Fui construyendo la novela a partir de un nombre –explicó la autora- y La puta d’oros empezó siendo una mujer que escribía guías de viaje. Yo hablo con mis personajes, lo necesito, y estos acaban contándote cosas y teniendo vida propia”.

Para Susana Hernández, “la escritura ha de tener un punto de arrebato, de libertad para poder cambiar. Tenerlo todo controlado no es para mí, aunque la estructura de mis novelas siempre la tengo muy clara y trabajo mucho las tramas y las subtramas”. Efectivamente, Cuentas pendientes, la tercera entrega de la serie de Rebeca Santana y Miriam Vázquez  enlaza varias tramas criminales, desde el espeluznante caso de una red de tráfico de menores hasta el complicado sumario que lleva Malena, la pareja de Santana, en su condición de fiscal, y la extraña desaparición de la madre de Rebeca. Además, tal como su nombre indica, Cuentas pendientes resuelve todas las cuestiones que restaron pendientes en las dos primeras novelas: Curvas peligrosas (2010) y Contra las cuerdas (2012).

¡Dos novelas negras excelentes, ganadoras del I Festival Cubelles Noir, que no os podéis perder!

Deja un comentario