Núria Martínez y Raquel Picolo en la Casa Elizalde con Peces d’un trencaclosques.

“Pienso que la vida es un rompecabezas donde tenemos que ir encajando las piezas, de ahí el título de mi novela, Peces d’un trencaclosques”, explicó Núria Martínez en la charla organizada en la Casa Elizalde el miércoles 5 de diciembre. Junto a la autora y a Raquel Picolo, también escritora y conductora del Taller de escritura creativa, hablamos de lo que la llevó a escribir su primera novela, del proceso de creación, de los personajes, de la maternidad idealizada e irreal y de muchas cosas más.

Peces d’un trencaclosques está basada en un hecho real: la muerte de mi hijo a los veinte años en un accidente de tráfico, pero el 75 por ciento de la novela es pura ficción”, explicó Núria Martínez. La novela arranca con lo peor que les puede suceder a unos padres: Mar, la protagonista, recibe la noticia de la muerte de su hijo, Biel, y algo se rompe en su interior. El rompecabezas pierde una pieza y no volverá a estar completo. Pero Mar también tiene un marido que la adora y que sufre en silencio, y una hija adolescente a la que quiere ver feliz. Intentará sobreponerse al infortunio con todas sus fuerzas, aunque, en ocasiones, le resulte prácticamente imposible.

Hablando de Peces d’un trencaclosques en la Casa Elizalde.

“Mi hijo murió en julio y en octubre inicié un curso de narrativa en el Ateneu Barcelonés y después continué con el itinerario de novela. Necesitaba canalizar mi pena, lo que sentía, y escribir la novela me ayudó muchísimo”, confesó la autora. Peces d’un trencaclosques está escrita en dos tramas temporales. Por un lado, nos cuenta la historia de Mar desde que era una niña de cuatro años y su difícil relación con su madre; por otra, la novela nos sitúa en la actualidad, con la Mar adulta que lucha por sobrellevar la desgracia, mientras el lector es testigo de la empatía y el cariño de unos personajes que la comprenden y la apoyan, frente a la inexplicable insensibilidad de otros, entre los que se encuentra la propia madre de la protagonista.

“Aquí quería desmitificar el mito de la madre que ama a sus hijos incondicionalmente, pues hay mujeres que carecen de instinto maternal y no quieren en absoluto a sus hijos. De todos modos, aunque la novela está basada en un hecho real, insisto en que hay mucho de ficción y ni la madre de Mar se parece a la mía, ni su hija adolescente, sus hermanos, tías y marido tienen nada que ver conmigo ni con mi familia real”, insistió la autora, que ya se ha involucrado en un nuevo proyecto literario, muy diferente del primero.

En cuanto a su método de escritura, Núria Martínez se confesó escritora de mapa que utiliza la sinopsis cronológica y, sobre todo, “la escaleta que me enseñaron en el Ateneu. Y eso que la “odié” durante mis años de aprendizaje, pero reconozco que ahora no sé trabajar sin ella”.  La autora también citó algunos de sus autores preferidos, entre ellos Jaume Fuster, Manuel de Pedrolo y Manuel Vázquez Montalbán, sin olvidar a los nórdicos y al islandés Arnaldur Indridason, padre literario del inspector Erlendur Sveinsson, entre otros.

Núria Martínez administra el Blog de reseñas literarias La màgia dels llibres y colabora con ellas en la web Taradell.com. En el año 2016 ganó el 1er Premi Cruce de Caminos Negrecriminal con el relato titulado Un malson, publicado en la antología del mismo nombre. Además, ha participado en el proyecto bloguero “Quedem al Zurich” y publicó el relato Una feina avorrida en el número 12 de la revista Inèdits.

Peces d’un trencaclosques, una ópera prima intimista que sacude la conciencia. ¡No te la pierdas!

Deja un comentario