Escritores Matarranya Negra 2 Blog - FB

Un año más –y ya van cuatro ediciones consecutivas- Valderrobres, capital de la comarca del Matarranya (Teruel), se tiñó de negro el sábado 22 de agosto y se convirtió en la capital del crimen… literario. Durante la mañana, en un ambiente festivo y distendido, destacados autores “negrocriminales” se reunieron alrededor de la Llibrería Serret y dedicaron sus novelas a los afortunados lectores que se llevaron un libro, una dedicatoria, una sonrisa y, quizás, una foto de recuerdo junto a sus autores favoritos.

Por la tarde, tras una reparadora comida en un acogedor restaurante de Valderrobres -villa encantadora de aires medievales cuya historia se remonta a finales del siglo XII-, se celebró un interesante coloquio en el Salón de actos del Ayuntamiento alrededor de la figura y la obra de Francisco González Ledesma, uno de los padres de la novela negra española, fallecido recientemente. Nacido en Barcelona en 1927, González Ledesma fue el creador del inspector Ricardo Méndez, un policía desengañado, solitario y de apariencia cínica, que conoce muy bien la Barcelona marginal. Participaron en el coloquio los escritores Fernando Martínez Laínez, José Vaccaro Ruiz, Cristina Fallarás, José Luis Muñoz, Paco Gómez Escribano y Alicia Estopiñá. Moderó Xavier Borrell.

Coloquio autores 1

¿Cuál es el mejor homenaje que se podría hacer a un autor tan prolífico como Francisco González Ledesma? Para Martínez Laínez se trataría de releer sus obras, pero no sólo las policíacas. “Fue un escritor muy versátil -apunta José Luis Muñoz– que escribía todo tipo de novelas”. Sobre este punto, Cristina Fallarás –ganadora del Dashiell Hammett 2012 con Las niñas perdidas– destacó la obra de González Ledesma como Silver Kane, el seudónimo que utilizó para escribir cientos de novelas del oeste. “A mí me gustaba más cuando escribía como Silver Kane –confiesa-. Aquí se reía de su propio personaje y lo considero mucho más moderno que Méndez”.

Para el escritor madrileño Paco Gómez Escribano, González Ledesma “es un crack. En sus novelas negras retrata la realidad social de Barcelona, igual que Juan Madrid hace con Madrid. El mundo que describe me lo han contado mis padres”. Y apunta “me parece un nostálgico desde siempre, un hombre que echa de menos todo lo que se ha quedado atrás y creo que Méndez no deja de ser un álter ego de su creador”. En eso coincide José Vaccaro Ruiz, arquitecto, abogado y escritor, que recuerda también su relación personal con González Ledesma. “Como arquitecto, diseñé su casa en Comarruga en los años setenta. Era una persona muy rigurosa y respetuosa con las convenciones en su vida privada, quizás por todo lo que le tocó vivir durante la dictadura franquista”.

Matarranya homenaje FGL

Francisco González Ledesma estudió derecho y llegó a ejercer como abogado, pero abandonó la abogacía y emprendió una nueva aventura con el periodismo y la literatura. En 1948, con solo 21 años, ganó el Premio Internacional de Novela con Sombras viejas, pero la censura franquista prohibió su publicación. Tras su paso por El Correo Catalán llegó a ser redactor jefe de La Vanguardia. Trabajó también para la Editorial Bruguera escribiendo a destajo novelas del oeste bajo el seudónimo de Silver Kane, En los años ochenta, con la Transición, publicó por fin Expediente Barcelona (finalista del Premio Ciutat de Valencia 1983) y Crónica sentimental en rojo (Premio Planeta 1984), inicio oficial de la serie del inspector Méndez. En 2006, vio la luz su autobiografía, Historia de mis calles.

Todos los participantes en el coloquio destacaron la bonhomía de un autor de múltiples facetas y recomendaron releer o descubrir su obra –no solamente la serie Méndez-, como Alicia Estopiñá, que “busca sus novelas como si fueran joyas” tras quedar fascinada por el escritor prolífico e irrepetible que fue Francisco González Ledesma.

 

Deja un comentario