?

Vilassar de Mar se vistió de negro y se transformó en Vilassar de Noir para celebrar su I Festival de literatura i cinema negre los días 11 y 12 de noviembre. Mesas redondas, tertulias, presentaciones de novedades negras, cine, cómic, teatro y música dinamizaron el municipio del Maresme durante dos días muy completos para disfrute de creadores y aficionados al género.

Impulsado por el Ayuntamiento del municipio y su alcalde, el también escritor Damià del Clot, y bajo la dirección de Marc Moreno, escritor y editor de Llibres del Delicte, el festival arrancó el viernes 11 con dos interesantes mesas redondas: Entre judicis i presons y La normalitat en trames anormalment negres. Callback, un inquietante thriller psicológico que narra el descenso a los infiernos de Larry (Martin Bacigalupo), mozo de mudanzas en New York y ferviente cristiano evangélico, puso punto final a esta primera jornada noir.

?

El sábado 12 amaneció negro, pero no de nubarrones. Las aventuras del inspector Sito deleitaron a los jóvenes madrugadores mientras que la antología de relatos Noves dames del crim centraron la actividad del club de lectura conducido por Raquel Picolo (autora de Juliana, uno de los relatos), con la participación de la coordinadora de la antología, Anna Maria Villalonga. Picolo resaltó que “las mujeres matan sin complejos como los hombres, pero de una forma diferente” y Villalonga contó un sinfín de divertidas anécdotas y, como curiosidad, explicó que su relato es el único protagonizado por un hombre. Titulado El violí mut, esta historia escalofriante transcurre en el metro para inquietud de los usuarios de este, solo en apariencia fiable, medio de transporte urbano.

?

Entre las estimulantes actividades de la mañana destacamos la charla De la novel·la al còmic sobre el proceso de conversión de la novela Hoy me ha pasado algo muy bestia, de Daniel Estorach, en un cómic, y las presentaciones de las últimas novedades negras: Ful (Rafa Melero), Massa mares per a un fill (Dora Muñoz), No escatimeu el flit (Albert Figueres), Procés enverinat (Salvador Balcells), Res no és perfecte a Hawai (Marius Serra), Quaderns (Ramona Solé), Memòria d’un crim (Alexandra Cuadrat) y No abandonis quan el rastre és calent (Xavier Álvarez Llaberia, que nos llevó a plantearnos la cara oscura que se oculta tras el turismo masificado, el delito visto como un virus que busca el ecosistema ideal para su desarrollo, el amor y el desamor, el secreto… que tarde o temprano saldrá a la luz y el objetivo principal de toda novela negra: “entretener al lector y hablar de lo que pasa en el mundo”.

?

Tras el descanso del mediodía llegaron las mesas redondas de la tarde, a cual más sugestiva, sobre temas actualmente predominantes en el eterno debate alrededor del género más leído del mundo. Empezamos con Barrejant novel·la negra i histórica que reunió a autores tan reconocidos como Mª Carme Roca (Intrigues de palau, L’enigma Colom), Marti Gironell (El pont dels jueus, La venjança del bandoler), Toni Hill (Els àngels de gel) y Llorenç Capdevila (Serrallonga, l’últim bandoler, Pacte de silenci). Todos coincidieron en que “la historia es una gran crónica negra” y señalaron que El nombre de la rosa, la exitosa novela histórica del escritor y filósofo italiano Umberto Eco, está estructurada como una novela de Sherlock Holmes. Para terminar, una constatación turbadora: “el mito que define la naturaleza humana a lo largo de los siglos es “el hombre lobo”. Todos tenemos dos caras”.

?

La segunda mesa redonda, Trama o personatge, abordó la importancia que puede llegar a cobrar el personaje por encima de una elaborada trama. Susana Hernández, creadora de la serie de las Subinspectoras Santana y Vázquez; Margarida Aritzeta, con su Inspectora Mina Fuster; Jordi Tiñena, recién desembarcado en la novela negra con el Subinspector Vidal en La mort sense ningú; y Raquel Gámez Serrano, autora del impactante thriller carcelario, A la seva pell, debatieron sobre la “coacción” que el personaje puede llegar a ejercer sobre su creador. Una influencia que desmitificó Jordi Tiñena al afirmar que “queda muy bien decir que los personajes tienen vida propia, pero lo cierto es que hacen lo que tú quieres que hagan”, mientras Hernández y Aritzeta reivindicaban la evolución de los personajes, en ocasiones por encima de lo previsto y Gámez Serrano reconocía “sentirse atrapada por uno de los personajes más complejos de A la seva pell”.

?

Alta literatura criminal, la última mesa redonda del festival, reunió a Anna Maria Villalonga, Carlos Zanón, Núria Cadenes y Sebastià Bennasar en un debate en el que todos estuvieron de acuerdo en que la novela negra cuenta con muchos ejemplos de alta literatura. No se trata de etiquetar sino de leer, como decía Octavio Paz, apuntó Villalonga. “La literatura es como la música, tiene que sonar” opinó Zanón, mientras Bennasar reivindicó “la calidad muy alta de la novela negra en catalán y castellano” y denunció que “muchos de los productos que nos venden con dos tapas no son literatura”. Núria Cadenes, VII Premi Crims de Tinta con Tota la veritat, opinó que “literatura de calidad es escribir con la aspiración de hacer alguna cosa que nos trascienda” y se refirió a una hermosa dedicatoria de Carlos Zanón “Escribe siempre pensando en los gigantes y no en los molinos”.

Un brindis por el nuevo festival negroliterario Vilassar de Noir ¡Nos vemos en 2017!

Deja un comentario