Àlex Martín Escribà, Jordi Canal y Raquel Gámez Serrano en la presentación de Jaume Fuster, gènere negre sense límits.

Jaume Fuster (1945-1998) fue uno de los fundadores de l’Associació d’Escriptors en Llengua Catalana, trabajó incansablemente en pro de la profesionalización del oficio de escribir y dedicó el 80 por cien de su producción literaria al género negro y policial. El autor forma parte del patrimonio cultural de nuestro país, pero se encuentra prácticamente olvidado a los veinte años de su muerte. Para reivindicar su figura y su obra, Àlex Martín Escribà ha escrito un muy documentado ensayo, Jaume Fuster, gènere negre sense limits, presentado en la Biblioteca La Bòbila, de L’Hospitalet de Llobregat, el viernes 26 de octubre.

La escritora Raquel Gámez Serrano acompañó a Martín Escribà en la presentación de un estudio que busca paliar el desconocimiento de la trayectoria y la obra de un autor imprescindible para las letras catalanas. “Es importante conocer lo que han hecho nuestros autores y lo que no han llegado a hacer”, opinó. Y, por su parte, Àlex Martín Escribà confesó su sorpresa cuando decidió desarrollar su tesis doctoral sobre novela negra catalana “y descubrí que no había nada hecho. Me cuesta entender que, con autores de la talla de Rafael Tasis, Manuel de Pedrolo y Jaume Fuster no hubiera ningún estudio publicado al respecto”, explicó.

Biblioteca La Bòbila, especializada en género negro y policial.

Jaume Fuster, gènere negre sense limits nos ofrece un análisis muy bien documentado de la obra policiaca de un escritor incansable e innovador, al que le agradaba mucho jugar con la literatura. Según Martín Escribà “podríamos dividir su obra en cuatro ciclos: El primero abarca las novelas protagonizadas por Enric Vidal, un individuo sin escrúpulos, De mica en mica s’omple la pica (1972), una de las novelas más vendidas en lengua catalana, y La corona valenciana, título que rinde homenaje a La Bíblia valenciana, de Rafael Tasis. El segundo ciclo se inspira en la literatura norteamericana, especialmente en el escritor Ross MacDonald, y tiene como protagonista al detective Lluís Arquer (en homenaje al Lew Archer de este). Sus inquietudes literarias le llevaron a “jugar” con la literatura (tercer ciclo) y a una cuarta fase experimental. Casado con la escritora mallorquina Maria Antònia Oliver, fue uno de los fundadores del colectivo literario Ofèlia Dracs y de l’Associació d’Escriptors en Llengua Catalana.

No es este el primer ensayo dedicado al estudio de la novela negra catalana y sus autores emblemáticos, escrito por Àlex Martín Escribà. Doctor en literatura catalana por la Universidad de Salamanca y, desde 2005, codirector del Congreso de Novela y Cine Negro organizado por esa Universidad, Martín Escribà es coautor, junto a Jordi Canal, de La cua de palla: retrat en groc i negre, un ensayo de referencia sobre la historia de la colección de novela criminal más importante de Cataluña, y autor de Rafael Tasis, novel·lista policíac, estudio imprescindible para descubrir la vida y la obra del que ha sido apodado nuestro Edgar Allan Poe catalán. Con Jaume Fuster, gènere negre sense límits, rescata del olvido a un escritor imprescindible que representó el inicio de la modernidad de la novela negra catalana. “Quien lea este libro sabrá de dónde venimos”, opinó Martín Escribà.

¡No os lo perdáis!

Deja un comentario