Granada Noir5. Teatro Caja Granada.

En su quinta edición, Granada Noir ha vuelto a ser uno de los festivales dedicados al género negro más completos y novedosos de nuestro país y nada más finalizar ya lo echamos de menos. En esta ocasión, la programación se ha basado en dos ejes temáticos principales: el western noir y la no ficción de corte negro y criminal. El resultado ha superado con creces todas las expectativas de los “incondicionales” del género.

Como festival comprometido con los derechos humanos, Granada Noir5 otorgó el I Memorial Antonio Lozano a Mabel Lozano (el apellido es pura coincidencia) por su trabajo de denuncia de la trata y explotación sexual de mujeres. La escritora y cineasta ya presentó en Granada Noir4 una obra estremecedora, El proxeneta, Premio Rodolfo Walsh a la Mejor Obra Policíaca de No Ficción de 2017. El libro abría los ojos a una realidad estremecedora: la trata de mujeres, un negocio muy lucrativo sin apenas riesgos (las penas de cárcel son extremadamente blandas), que provee a los prostíbulos de esclavas sexuales, mujeres que no tienen ninguna posibilidad de escapar. El proxeneta se basó en las largas conversaciones que la autora mantuvo con Miguel, apodado “El Músico”, un proxeneta arrepentido. Ahora, la cineasta ha dado un paso más en su lucha “para que las mujeres que no tienen derechos, los tengan” con el rodaje de un impactante documental en el que Miguel colabora como narrador en primera persona. Su título: “El proxeneta. Paso corto, mala leche”.

Mabel Lozano, autora de la obra de no ficción, El proxeneta, y del documental «Paso corto, mala leche«.

En “El proxeneta. Paso corto, mala leche”, Miguel, “El Músico”, cuenta con todo lujo de detalles cómo empezó a frecuentar los clubs de alterne a los 17 años y cómo acabó en el negocio de la prostitución e importando mujeres pobres de países latinoamericanos como mercancía para los clubs repartidos por toda la geografía española, clubs que regentaba con sus socios (españoles, no rusos). “Las mujeres contraen una deuda que se incrementa con multas por cualquier cosa, hasta por respirar. Es imposible saldar esa deuda y salirse”, confesó. “Se trata de una película dura, aunque sin violencia explícita, excepto por una escena que dura ocho segundos. Lo principal es que el documental da voz al victimario y no a la víctima”, explicó Mabel Lozano.  “El Músico” reveló que veía a las mujeres como una mercancía, no empatizaba con ellas, pero “se enamoró de una de sus víctimas y ello le hizo humanizar a las otras mujeres”. Fue condenado y sentenciado a 27 años de cárcel, de los que solo cumplió tres, pero se ha convertido en un activista contra la trata de mujeres. “Me ha demostrado que se puede cambiar”, expresó esperanzada Lozano. Esperemos que la película, de visión imprescindible, contribuya a concienciar a los jóvenes que acuden a la prostitución sin saber lo que hay detrás. “Muchos chavales ven pornografía desde los once años y nadie les habla de relaciones afectivo-sexuales. Habría que empezar a tratar de proporcionarles una visión crítica en el entorno familiar, porque la trata de personas es un delito y la prostitución vinculada a ésta, también lo es”, concluyó la cineasta.

Escena de Metrópolis, de Fritz Lang.

La evolución en la filmografía de Fritz Lang (1890-1976) contada por el periodista Juanjo Cerero fue otro de los platos fuertes en la faceta cinematográfica de Granada Noir5. Nacido en Viena, Fritz Lang es uno de los principales exponentes del cine expresionista alemán y de esa época destacamos Metrópolis (1927), una película en la que “simpatiza con la ideología nazi” y El testamento del doctor Mabuse (1933), en la que, al contrario, se revela muy crítico con el nazismo.  La proyección de este último film fue prohibida en Alemania, pero Joseph Goebbels le propuso hacerse cargo de la UFA (el estudio cinematográfico más importante del país germano en aquellos años). Lang rechazó el cargo y huyó a los Estados Unidos donde reinició su carrera cinematográfica. Furia (1936) con Spencer Tracy en el papel protagonista fue el primer film de su etapa americana y refleja una contundente reflexión sobre “lo fácil que le resulta al ser humano caer en la violencia”.

Grupo salvaje, el mítico film de Sam Peckinpah, cumplió 50 años y, para celebrarlo, Granada Noir5 proyectó la película con el montaje del director el miércoles 2 de octubre en el Teatro CajaGranada. Grupo salvaje es un western crepuscular y muy violento que ha influenciado a muchos guionistas y directores del cine negro, especialmente en lo referente a la filmación de las secuencias de atracos. Y, en cuanto a homenajes, no podemos dejar de citar el dedicado a El Padrino, gran novela del escritor estadounidense de origen italiano Mario Puzo, en el 50 aniversario de su publicación. Un homenaje realizado de la mejor forma posible: alrededor de una mesa surtida con deliciosos manjares, en el 4U Hostel, mientras, con las “cinco familias mafiosas asistentes al Granada Noir5, Don Corleone, El Padrino, decidía declarar la guerra al principal adversario: el clan de los irlandeses”.

Don Corleone, «El Padrino», en el 4U Hostel, Granada.

Desde los inicios del cine sonoro, música y películas siempre han estado estrechamente ligados para disfrute de los cinéfilos. El viernes, 4 de octubre, el Teatro Caja Granada fue escenario del estreno de “Bandas Monólogas”, un proyecto multidisciplinar que marida música en directo, cine y artes escénicas. El público asistente vibró y aplaudió a rabiar con los monólogos del actor Víctor Burgos, basados en famosas películas de corte negro o policíaco, como El Padrino, Uno de los nuestros, Blade Runner o Matar a un ruiseñor, entre otras, seguidos por interpretaciones musicales a cargo del Coro de la Universidad de Granada, dirigido por Jorge Rodríguez Morata. Un fantástico fin de fiesta para uno de los días más completos del festival Granada Noir5, que esperamos repetir en Granada Noir6.

El listón está cada vez más alto en este espléndido festival. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario