Con Alicia Estopiñá Amela y Emilio González Bou en la librería Barra/Llibre, Barcelona.

La risa, y más en los tiempos revueltos que nos toca vivir, es muy necesaria y aporta múltiples beneficios para la salud, “pero actualmente no encontramos prácticamente novelas de humor”, confesaron Alicia Estopiñá y Emilio González en la presentación de su última novela, Corazón de tierra, en la acogedora librería Barra /Llibre de Barcelona. Fue el miércoles 4 de abril. 

Corazón de tierra, escrita a cuatro manos, sí es una novela que combina a la perfección acción, intriga y humor. La trama gira en torno a una investigación que podría revolucionar el cultivo de la trufa. Elephteria Diamantidis, una joven griega bióloga molecular elabora una fórmula que acorta el periodo de crecimiento de las trufas y les confiere extraordinarias propiedades curativas. El hallazgo llega a oídos de diversos villanos a cuál más peligroso que tratarán de apropiarse del invento. Mientras, Elephteria, aconsejada por su primo Stavros, abandona el Piamonte, donde se había instalado, para trasladarse a Barcelona en busca de más tranquilidad y seguridad. Allí conocerá a Ricardo Muntaner, un notario atractivo y amante de la buena mesa que la aconsejará e intentará ayudarla, sin sospechar que se está metiendo en un embrollo del que no sabrá cómo salir.

Junto a los protagonistas, Elephteria y Ricardo, encontraremos secundarios de lo más sugestivos, como el adusto primo Stavros, que regenta un restaurante griego en Barcelona, la atípica madre del notario y los indeseables de turno, aunque no todos los personajes son humanos. “Nos gustan mucho los perros y decidimos poner un par de ejemplares en nuestra novela, que dan lugar a momentos de mucha comicidad”, apuntaron los autores. Así, Minos, el mastín de Elephteria, cada vez más libidinoso, y Protocolo, el paciente bulldog de Ricardo, tienen un papel destacado en la trama de Corazón de tierra.

Esta no es la primera colaboración literaria entre ambos escritores. Su primera novela en común, Bajo el mantel, publicada en 2014, es una deliciosa narración negra-gastronómico-turística y obtuvo el Premio Narrativa Rural Serret. La experiencia fue satisfactoria y continuaron con Los perros y los cuchillos, una novela de ritmo frenético (tercer título de la trilogía formada por Fantaso, Merlot y la citada Los perros y los cuchillos, todas muy divertidas y ambientadas en la comarca del Matarraña) donde un buen número de extravagantes personajes se lanzan a la búsqueda delirante de un tesoro escondido en los túneles excavados bajo el suelo de Valderrobres, capital de la zona.

La historia de Corazón de tierra, en cambio, abandona el Matarraña y se internacionaliza desde el primer momento. Junto a Elephteria, el lector viajará desde Grecia a Italia, se instalará en el Piamonte italiano para después viajar hasta Barcelona, e incluso realizará una parada en Ámsterdam. “Conocemos el Piamonte y podemos hablar de la región con conocimiento de causa”, explicaron los autores. Y sobre la profesión del protagonista, Ricardo Muntaner, González Bou reveló que “aprovecho para dar una visión real y actualizada de la función del notario, tan lejos de lo que nos presentan las series americanas y algunas novelas”.

Alicia Estopiñá nació en Barcelona, vivió sus primeros años en Valderrobres (Teruel), y reside actualmente en Sitges (Barcelona). Licenciada en Historia del Arte y apasionada de la literatura, debutó como escritora publicando relatos en la colección “Ellas también cuentan” de la Editorial Torremozas de Madrid. En 2003, publicó Fantaso, una comedia de situaciones (sitcom) con altas dosis de humor e intriga. A esta primera novela siguió Merlot (2006), una historia de intriga y humor, ambientada como la anterior en el Maestrazgo turolense. Junto a Emilio González Bou, Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona y notario de profesión, escribió Bajo el mantel, Premio Narrativa Rural Serret 2014, y Los perros y los cuchillos (2015). Corazón de tierra es, hasta el momento, su última y muy divertida colaboración literaria, que esperamos tenga continuación.

¡No te la pierdas!

Deja un comentario