Cartagena Negra 2018 otorgó su II Premio de Novela a Tres minutos de color, del escritor y policía Pere Cervantes, mientras prepara sus IV Jornadas de Literatura Negra, Policíaca y de Misterio que se celebrarán del 4 al 8 de septiembre. Este será el último festival literario negrocriminal de un estío sofocante, para disfrute de los entusiastas seguidores del género negro y policial.

Tres minutos de color, una novela repleta de simbolismos según su autor, compitió con cinco títulos más, a cuál más interesante, elegidos finalistas de este II Premio de Novela Cartagena Negra. Estos son: Sucios y malvados, de Juanjo Braulio; Indigo Mar, de Ignacio del Valle; Buzali, el origen, de Natalia Gómez; El hilo de sangre, de Ernesto Mallo y Conduce rápido, de Diego Ameixeiras.

Pere Cervantes en la presentación barcelonesa de Tres minutos de color.

Tres minutos de color, de Pere Cervantes, “fusiona la novela negra clásica y el mundo psicoparanormal” y nos hace dudar y reflexionar sobre lo qué hay o no hay después de la muerte. La novela gira en torno a Coque Brox, un inspector de policía acromatópsico (que percibe la vida en blanco y negro) al que solo alienta la lucha por recuperar el cariño de su hija adolescente. El policía investigará la desaparición de Palma, amigo y compañero de profesión, mientras sufre los persistentes intentos de suicidio de su exmujer y, aunque es un descreído, conocerá muy de cerca qué es una ECM (experiencia cercana a la muerte).

Sucios y malvados, de Juanjo Braulio, nos presenta a un grupo de prostitutas que acuden a rezar a la Virgen de las Rameras en un edificio abandonado; un músico que no ha superado el secuestro que sufrió cuando era niño; un abogado sin escrúpulos; un notario con oscuros gustos sexuales; un contenedor de transporte marítimo con un siniestro contenido; un hombre que aparece ahorcado en un lugar exacto donde estuvo hace siglos la entrada al barrio de los burdeles… La inspectora Roma Besalduch luchará por conectar esta variedad de tramas buceando en las profundidades y los secretos de una Valencia entre cuyas negras sombras se ocultan sus habitantes más sucios y malvados.

Índigo Mar es la novela más personal de Ignacio del Valle. El autor nos descubre por primera vez los demonios y miedos del creador y se enfrenta a los temas que importan en la realidad y en las ficciones: el amor feroz, la fragilidad de la amistad, la sensualidad sin freno, la violencia, los tabúes, el conflicto entre la realidad y el deseo… Un thriller en aparente calma, pero violento y despiadado, un juego metaliterario en cuyo escenario vivirán los personajes la más terrible pesadilla.

La trama de Buzali, el origen, segunda novela de Natalia Gómez Navajas, gira en torno a Aleksander Buzali, un joven de 15 años que decide abandonar las remotas montañas del norte de Albania para comenzar a convivir con proxenetas y traficantes. A pesar de su juventud, irá escalando posiciones hasta convertirse en uno de los mafiosos más poderosos del hampa internacional. Sus contactos con diferentes organizaciones criminales, su adiestramiento por una agencia oficial y la protección del gobierno norteamericano, lo convertirán en intocable.

El hilo de sangre, de Ernesto Mallo, cierra la serie del Perro Lascano, el ya mítico investigador creado por el escritor argentino. Lascano se ha hecho súbitamente rico, ha recuperado el amor de Eva y se ha jubilado de su puesto en la policía, pero cuando un criminal que agoniza en un hospital penitenciario dice saber quién asesinó a los padres de Lascano, el excomisario se embarca de inmediato en una obsesiva persecución entre Buenos Aires y Barcelona, poniendo así en peligro cuanto ama, para despejar la incógnita que lo ha acompañado toda la vida. La verdad que le aguarda será muy distinta de cuanto hubiera podido imaginar…

Y, por último, hablamos de la última novela nominada al II Premio de Novela Cartagena Negra. Conduce rápido, de Diego Ameixeiras, nos presenta a unos personajes que debido a la fuerte crisis económica tienen un pie en la marginalidad. Érika y su hermano mayor, Samuel, sobreviven robando a turistas, ella, y metiéndose en líos, él. Un día, Samuel le propone a Érika un plan descabellado con el que pueden sacar un montón de pasta. Es peligroso, es difícil y entraña demasiado riesgo, pero Érika no puede negarse.

Interesantes mesas redondas, encuentros con clubs de lectura, monólogos negros, de cañas negras con autores y lectores, presentaciones de libros, atractivas novedades negroliterarias y entrega del Premio al mejor cortometraje negro y del II Premio de Novela Cartagena Negra a Pere Cervantes por sus Tres minutos de color el sábado 8 de septiembre. ¿Qué más se puede pedir en Cartagena Negra 2018?

¡No os lo perdáis!

Deja un comentario