Bossòst, tierra de frontera, naturaleza extraordinaria y II Fetival Black Mountain Bossòst. Foto: José Benedicto.

Finalizó la segunda edición del Black Mountain Bossòst, el Festival de gènere negre de la Val d’Aran celebrado del 28 de abril al 2 de mayo de 2018. Han sido unos días marcados por la cercanía de la frontera francesa y dedicados a la literatura negra, el cine, la música, la poesía, la entrega de premios y los procesos creativos. Y también cabe resaltar una estimulante excursión por uno de los parajes más bellos y emblemáticos del valle, la riqueza gastronómica y la degustación de deliciosas cervezas artesanas.

Vicenç Villatoro

La frontera vista como salvación y la historia reciente de la Val d’Aran como territorio fronterizo centraron buena parte de los debates del Black Mountain Bossòst 2018. El domingo 29 de abril, Vicenç Villatoro impartió una muy interesante conferencia sobre las fronteras en el Saló de Plens del Ayuntamiento de Bossòst. Periodista y escritor, Villatoro es autor de dos libros con la frontera como protagonista destacada (Un home que se’n va, que narra por qué su abuelo andaluz dejó su pueblo de Córdoba y emigró a Cataluña a la edad de 60 años, y El retorn dels Bassat / El regreso de los Bassat, que resalta lo importante que puede ser tener pasaporte para una familia judía). Actualmente, trabaja en la historia de su abuelo catalán, que huyó de España en 1939. “La frontera representó para él la separación entre la vida y la muerte”, declaró. “No vivimos en un mundo sin fronteras, afortunadamente. Un mundo en el que prevaleciera la bondad universal, sería mejor sin fronteras. En un mundo como el que tenemos, mejor que haya fronteras. Pueden contener al perseguidor”, opinó.

El debate sobre Maquis, espías, franquistas, revolucionarios y resistentes en el territorio fronterizo de la Val d’Aran reunió a José Luis Caballero, Juan Madrid y Alfons Cervera moderados por Mariano Sánchez Soler. En octubre de 1944, pronta a finalizar la Segunda Guerra Mundial a favor de los aliados, la Unión Nacional Española (UNE) organizó la invasión del Valle de Arán con la esperanza de que ello acelerara la intervención aliada y el final del franquismo. Fue un completo fracaso pues, aunque las simpatías del presidente norteamericano Roosevelt estaban con la República, los gobiernos europeos pactaron con Franco tras la Segunda Guerra Mundial y Truman, elegido nuevo presidente de Estados Unidos, decidió no intervenir en España.

La Val d’aran como ruta de paso de los judíos que huían del nazismo, con José Luis Muñoz, Manuel Sánchez, José Luis Caballero y José Ramón Gómez Cabezas. Modera: José Vaccaro.

La Val d’Aran fue también ruta de paso de los judíos que huían del nazismo y la frontera salvó la vida de miles de judíos que atravesaron los Pirineos con ayuda de “los pasadores”, pastores que a cambio de dinero guiaban a los fugitivos para entrar en España a través de las montañas. Participaron en esta interesante mesa redonda José Luis Muñoz, Manuel Sánchez, José Luis Caballero y José Ramón Gómez Cabezas, moderados por José Vaccaro. “En enero de 1942 se incrementó la huida de judíos por la puesta en marcha de la “solución final”, explicó Caballero, mientras Vaccaro apuntó que “se robaba mucho a los judíos, por parte de la Gestapo para dejarlos escapar, pero también por algunos de los pasadores”. Y, no solo los judíos, también los nazis han inspirado novelas negras al estilo de El rastro del lobo, de José Luis Muñoz, y El heredero del diablo, de José Luis Caballero, entre otras. La primera está basada en la huida por medio mundo de Aribert Ferdinand Heim, más conocido como Doctor Muerte, perseguido durante muchos años por un policía de Stuttgart, Joachim Schoöck. La segunda es un thriller de espionaje que indaga en la figura de Reinhard Heydrich, “mi nazi favorito”, confesó el autor. Heydrich fue uno de los principales artífices de la tristemente llamada “solución final” y el único alto oficial nazi que murió víctima de un atentado en plena Segunda Guerra Mundial.

Distopías

Pero aun siendo apasionantes, los debates en Black Mountain Bossòst no se limitaron a la importancia histórica de un territorio fronterizo como es la Val d’Aran. El sábado 28 de abril, una interesante mesa redonda nos llevó de cabeza a las distopías, como “representación futura de la evolución de la sociedad humana” que cuenta con tres referentes literarios básicos: 1984, de George Orwell; Un mundo feliz, de Aldous Huxley y Fahrenheit 451, de Ray Bradbury. “Cada vez estamos viviendo en un mundo más distópico. Los que manejan el poder en nuestra sociedad nos presentan una realidad que es falsa para distraer a la gente de lo que es verdaderamente importante” opinó José Vaccaro, arquitecto y escritor y uno de los integrantes de la mesa redonda.

Delincuencia sin fronteras, con José Luis Caballero, Pascal Dessaint, Paco Gómez Escribano, Rafa Melero y Julián Ibáñez. Modera: Mariano Sánchez Soler.

La delincuencia sin fronteras y Los asesinos solitarios, en serie, psicópatas y quinquis centraron los debates del martes 1 de mayo. Sobre la delincuencia internacional se dijo que está muy organizada, al estilo empresarial, que los restaurantes chinos “que se mantienen sin apenas clientes son un lugar de blanqueo de dinero para las mafias chinas”, que proliferan las mafias colombianas, rumanas, rusas, etc… dedicadas al tráfico de drogas, personas, animales… y que “hacen falta más jueces porque van desbordados en la fase de instrucción”, apuntó Rafa Melero, escritor y Mosso d’Esquadra desde hace 23 años. Por su parte, José Luis Caballero denunció que la parte alta de la pirámide empresarial de la delincuencia “se encuentra en Suiza, Islas Caimán y demás paraísos fiscales, en las cuentas Lipizzaner, que recuerdan a los caballos de raza lipizzana, que nacen negros y se acaban convirtiendo en blancos, como el dinero generado por la delincuencia organizada.

Hablando de asesinos en serie, quinquis, psicópatas y demás… con Carlos Augusto Casas, José Vaccaro, Paco Gómez Escribano, Rafa Melero y Fernando Martínez Laínez. Modera: Xavier Borrell.

¿Dónde está el origen del mal? Las historias personales, en ocasiones espeluznantes ¿podrían justificar el comportamiento criminal? ¿Qué pretende un autor cuando escribe una historia con asesinos, psicópatas o quinquis? A José Vaccaro le interesa ahondar en el origen del mal. “Además de culpabilizar al malvado, hemos de pensar cómo ha llegado a ser cómo es”. Rafa Melero, por su parte, investigador de profesión, creador del sargento de los Mossos d’Esquadra, Xavi Massip, escribe la serie protagonizada por éste para mostrar en plan realista “una investigación policial que busca a un asesino en serie, alguien que carece de moral y de empatía”, mientras que a Paco Gómez Escribano le gusta hablar de su barrio, “de lo que ha pasado y del dramatismo de las vidas de la gente de mi barrio”. Por su parte, Carlos Augusto Casas, autor de la premiada Ya no quedan junglas a donde regresar, quiso tratar en su novela el tema de la soledad y la venganza y así “el personaje central es un hombre de 72 años que pretende vengar el asesinato de una joven prostituta a la que pagaba simplemente para que le escuchara” y Fernando Martínez Laínez señaló la dualidad de Drácula (Vlad Tepes), considerado un héroe nacional en Rumania a pesar de su crueldad con los enemigos, y convertido en monstruo por la literatura. “La guerra es una mina para los psicópatas”, concluyó.

La Val d’Aran, naturaleza en estado puro.

Pero Black Mountain Bossòst no seduce solamente por sus debates, sino por mucho más. En esta ocasión, el ciclo de cine negro, negrísimo, dedicado a Jean Pierre Melville, nos llevó a Vielha con la proyección de Hasta el último aliento (1966), El silencio de un hombre (1967) y El círculo rojo (1970). Rafael Fuentes, presentó su novela Ningún lugar, Premio Internacional La Orilla Negra 2017 publicada por Ediciones del Serbal, el alcalde de Bossòst, Amador Marqués, y nuestra querida guía de montaña Sara Díaz nos hablaron de la cultura, historia y morfología de este valle atlántico, las noches se amenizaron con música de jazz, poesía y hablando de procesos creativos entre copas y letras, y, nuevamente, muchos de los asistentes al festival marchamos de excursión el lunes 30 de abril, en una mañana soleada – no así la tarde que nos trajo lluvia e, incluso, nieve- por los bellos parajes cercanos a la frontera francesa. Como en la primera edición no hubo que lamentar ningún contratiempo ni nos topamos con el hambriento oso Goiat y contamos con la protección inestimable de nuestra guía, Sara Díaz, que cuidó de la seguridad del grupo hasta el final de la excursión matutina.

Noche de luna llena y poesía en Bossòst.

La entrega de premios no podía faltar como colofón a un espléndido festival que ya ha situado la Val d’Aran en el circuito negro literario del país. Tras cuatro intensas jornadas de actividades, el Parador de Vielha fue el lugar elegido para distinguir con el Premio Black Mountain Bossòst la trayectoria como escritor de novela negra de Juan Madrid (1947). José María García, por Tráfico, y José Ramón Gómez Cabezas, por Ojos que no ven, se llevaron el Premio Internacional La Orilla Negra y Agustín Martínez fue galardonado con el Premio Black Mountain Bossòst a la mejor novela negra en castellano de 2017 por La mala hierba. Dani Marín, del instituto Val d’Aran de Vielha, obtuvo el Montanha Nera Bossòst al mejor relato negro de los alumnos de la Val, por El asesinato de Susan.

¡Cuatro días inolvidables en el territorio fronterizo de la Val d’Aran, un entorno paisajístico extraordinario, cultura, literatura, gastronomía y buena compañía! ¿Qué más se puede pedir? ¡Vernos de nuevo en 2019!

Deja un comentario