Cine negro Novela Negra

¡Cine y terror unidos bajo la máscara!

hombre máscara de espejos

¿Quién no ha oído hablar de las abominables películas snuff? Sí, esas que no simulan la tortura y muerte de las protagonistas -todas mujeres jóvenes y muy atractivas-, esas en las que víctimas y asesinos no interpretan un papel, sino que todo es real, terriblemente real… y lo más horrible de todo: se trata de un macabro y lucrativo negocio que nunca está en crisis y al que no le faltan “clientes”.

La trama de El hombre de la máscara de espejos, tercera novela negra de Vicente Garrido y Nieves Abarca, gira en torno al tortuoso universo de las películas snuff. La novela nos presenta una historia en la que asesinos despiadados ocultos tras una máscara de honradez y respetabilidad cometen crímenes horrendos que les proporcionan pingües ganancias. La historia se inicia con la búsqueda y detención por la inspectora Valentina Negro de un violador serial de adolescentes apodado “El peluquero”. Lo que debería ser una buena noticia y un reconocimiento de la labor de nuestra protagonista, se transforma en una pesadilla que podría dar al traste con su carrera policial.

Así, la inspectora pasa de estar a punto de morir a manos del “peluquero” a ser objeto de denuncia e investigación interna por “brutalidad policial” contra el violador de adolescentes. Seguir tratamiento psicológico y la investigación de un caso aparentemente menor, la desaparición de la joven coruñesa Belén Egea, ocurrido tres años atrás, serán las “prescripciones” del Inspector Jefe Iturriaga para proteger a su subordinada.

Pronto, lo que parecía la mejor forma de mantener a Valentina apartada de sus propios demonios se transforma en una nueva y escalofriante cadena de muertes que apunta a una peligrosa organización criminal, dirigida por un psicópata enmascarado que no parece dejar nada al azar. Una consigna: Pagar y guardar silencio, y varias jóvenes desaparecidas, torturadas y asesinadas para rodar unas terroríficas películas snuff marcan el inicio de la intriga en esta adictiva novela negra, que oculta sorpresas inesperadas y que nos invita a asomarnos al abismo.

tesis-montatge

No es la primera vez que las películas snuff irrumpen en el séptimo arte o invaden las páginas de la literatura negrocriminal. Hablamos, por ejemplo, de Tesis (1996), la opera prima de Alejandro Amenábar, ganadora del Premio Goya a la mejor película, o de la inquietante Asesinato en 8mm (1999), en la que Tom Welles (Nicolas Cage, un modesto detective privado, descubre con horror que el asesino oculto bajo la máscara en el film que recrea la tortura y muerte de las víctimas, puede ser un buen hijo y un individuo amable y honesto a los ojos de la comunidad. La locura del psicópata puede disfrazarse de simpatía, honorabilidad y empatía y eso es lo que sucede en El hombre de la máscara de espejos.

Pero, ¿Quién es en realidad ese hombre cuya identidad casi nadie conoce en la organización? Y ¿Por qué los escenarios, el decorado, las jóvenes, las torturas y los asesinatos recuerdan la estética del cine expresionista alemán de las primeras décadas del siglo XX? Películas de culto como El doctor Mabuse (1922), de Fritz Lang, o El gabinete del doctor Caligari (1920) y Genuine. Un cuento de vampiros, ambas de Robert Wiene, cobran vida en la mente enferma de El hombre de la máscara de espejos. Es ese hombre enmascarado, un psicópata fanático del arte, quien también encarga una recreación de los valiosos lienzos, In ictu oculi o Finis gloriae mundi, del pintor y escultor español, Juan de Valdés Leal (1622-1690) a Giuliano Nero, el asesino en serie apodado “El artista”, que ya conocimos en Crímenes exquisitos y Martyrium, las dos primeras novelas de la saga del criminólogo Javier Sanjuán y la inspectora Valentina Negro.

In ictu oculi - Valdés Leal

In ictu oculi

Mientras Sanjuán y Valentina intentan desentrañar a contrarreloj el misterio de las snuff movies made in Spain y salvar la vida de Victoria Álvarez, la última chica desaparecida en A Coruña, el tiempo vuela y cada minuto puede ser el último ¿Llegarán a tiempo para impedir este nuevo crimen? Si te gusta el arte y te apasiona la novela negra, si disfrutaste con las anteriores aventuras de Valentina Negro y Javier Sanjuán, no podrás dejar de leer El hombre de la máscara de espejos.

Nacida en A Coruña en 1968, Nieves Abarca, historiadora del arte, periodista y escritora, es también especialista en la elaboración de perfiles criminales. Junto a Vicente Garrido (Valencia, 1958), criminólogo, psicólogo, escritor y colaborador habitual de programas de radio y TV, ha escrito Crímenes exquisitos (2012) y Martyrium (2013), considerados dos de los mejores thrillers publicados en nuestro país en los últimos años.

¡No te pierdas El hombre de la máscara de espejos, tercera entrega de esta trepidante saga de misterio e intriga!

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.