Entrevistas Novela Negra

Descubrir secretos: “El salto de la araña”, de Graziella Moreno.

Graziella Moreno.

Graziella Moreno Graupera, jueza y escritora, debutó en la literatura negra en 2015 con Juegos de Maldad. Esta ópera prima fue nominada a Mejor Novela Negra en castellano de 2015 en la primera edición de Cubelles Noir. En 2016, publicó El bosque de los inocentes, más fantástica y personal, y en 2017 vio la luz su tercera novela, Flor seca, que continúa la historia de los personajes protagonistas de Juegos de maldad. En 2018, publicó Querida Elsa (en formato digital para la plataforma Black and Noir). Su imparable trayectoria literaria continúa en 2019 con Invisibles, una novela dedicada “A los que desaparecen sin dejar rastro y a los que no renuncian a encontrarlos”, premiada por la Fundación QSD Global y galardonada con el Premio Mejor Novela Negra en castellano Cubelles Noir 2020. Además, ha participado en diversas antologías de relatos y colabora como articulista en la revista cultural The Citizen así como en otras publicaciones. En este año de pandemia publica El salto de la araña, Premio Letras del Mediterráneo 2020, una novela impactante que, pese a los tiempos que nos toca vivir, no puede pasar desapercibida.

Gregori Dolç, editor de Alrevés.

Todos tus lectores sabemos que tienes mucho que contar. En Juegos de maldad, ambientada en los juzgados, desmontabas los estereotipos sobre jueces y policías; en El bosque de los inocentes contabas antiguas leyendas sobre brujería y criaturas fantásticas a la vez que advertías sobre los peligros que acechan a los niños, los más vulnerables; Flor seca, la continuación de la historia de los principales personajes de Juegos de maldad, nos previene contra los peligros de la corrupción que se aprovecha de las debilidades humanas y que pasa casi inadvertida; Querida Elsa es una historia de venganzas, crímenes y traiciones, con las mafias rusa y ucraniana que operan en la Costa Brava como telón de fondo. Invisibles destapa el drama de las personas que desaparecen y que nadie busca. Con El salto de la araña, tu última novela, das un salto” literario cualitativo y nos explicas una historia de gente corriente, sin detectives ni policías. En esta ocasión ¿cuál es el objetivo?

Con El salto de la araña quería contar la historia de una pareja joven, Javier y Alba, con vidas normales, con todo a su favor y cómo a pesar de ello, acaban acusados de un delito de homicidio. Quería reflexionar sobre el amor, la amistad, la culpa y el perdón, y plantear temas como la prisión, el castigo, la justicia.

¿Cómo se gestó El salto de la araña?

Tenía en mente una trama en la que quería tratar todos los temas que he mencionado antes y al surgir la oportunidad de presentarme al premio Letras del Mediterráneo me puse con ella.

Por tu actividad profesional como jueza en un juzgado de lo penal debes haber conocido casos y situaciones que no nos podemos ni imaginar. Dirías que El salto de la araña está basada, como Juegos de maldad, en hechos reales? ¿Cuánto hay de realidad y cuánto de ficción?

Es una historia inspirada en hechos reales. Todos conocemos a parejas jóvenes que han empezado relaciones muy apasionadas, en las que las cosas van muy deprisa, en las que la inmadurez les impide pararse a pensar lo que están haciendo. La tragedia de Javier y Alba no responde a un caso concreto sino a muchos de los que suceden hoy día y que he tenido ocasión de tratar profesionalmente.

Javier Márquez, el protagonista principal de la novela, detenido por homicidio consumado, nos cuenta la historia en primera persona, tal como él la ha vivido. Su relato es una reflexión sobre los hechos ocurridos, su relación con Alba, lo que les ha llevado a la dramática situación en que se encuentran. Javier no pretende ser objetivo, pero consigue la empatía del lector. ¿Podía haber actuado de otra forma?

Tal y como dice el propio personaje, cuenta su historia desde su punto de vista y pretende ser lo más objetivo posible, ser despiadado consigo mismo. Explica las cosas tal y como las ha vivido y, sobre todo, pretende ser sincero y honesto. Es el lector quien deberá llegar a la conclusión de si podría o no haber actuado de otra forma.

Alba, su pareja, también imputada y coprotagonista de la novela, no tiene voz y solo nos la imaginamos a través de los recuerdos de Javier, aunque éste nos advierte que su versión sería diiferente. ¿Por qué elegiste a Javier como narrador en primera persona, en lugar de a Alba?

Podía haber escogido a Alba o incluso elaborar una trama a dos voces, pero para mí era un reto ponerme en la piel de un joven en la veintena, un chico corriente, y ser capaz de transmitir sus emociones de forma que llegasen al lector como si él mismo le estuviese contando su historia en persona.

La acción se desarrolla entre el barrio barcelonés del Carmel y Vilafamés, un pequeño pueblo de Castellón, un núcleo urbano y otro rural ¿Por algún motivo? ¿Conoces ambos lugares?

El requisito para presentar la novela al premio era que estuviese ambientada total o parcialmente en Castellón. Por razones obvias, dado que es mi ciudad, parte de la acción tiene lugar en Barcelona y el resto en Vilafamés que es un pueblo maravilloso con una historia y un paisaje espectacular que conocí al buscar lugares para ambientar la novela.

Como ya hemos comentado, en El salto de la araña no hay detectives ni policías, pero sí un abogado de oficio que conoce bien su trabajo y considera un atenuante la enfermedad o el trastorno mental. ¿Nos podrías explicar la diferencia entre enfermedad mental y psicopatía?

Creo que emplear aquí términos legales haría muy aburrida la entrevista. La diferencia fundamental es que un enfermo mental no es responsable de sus actos y por tanto no puede ser condenado, a diferencia del psicópata, que sí lo es.

Graziella Moreno con Inés Plana y Carmen Soler (librería Calarión), organizadora de la charla sobre la literatura femenina de suspense en Tamarite de Litera, el sábado 17 de octubre. 

¿Es posible deshacer lo hecho? ¿Dejar la gran ciudad e instalarse lejos, en un entorno rural, puede solucionar los graves problemas de los protagonistas? Como jueza, escritora y, sobre todo, como persona, ¿Qué sugerirías a Javier y Alba? ¿Qué deberían haber hecho uno y otra?

No hay respuesta para eso. Nunca hay vuelta a atrás. Lo que ha sucedido no puede borrarse. Pero si tras la tragedia eres consciente de tus acciones y de hasta dónde te han llevado, puedes plantearte tu vida a partir de ese momento. Como persona, como escritora, no juzgo, es el lector quien tiene que sacar sus propias conclusiones. Como lectora me gusta que me hagan pensar; cuando escribo intento conseguir lo propio en mis textos.

¿Qué puedes contarnos de los restantes personajes de la novela? ¿Tienes algún favorito?

La verdad es que no. Todos me gustan. Javier, Alba y Dani son los tres personajes principales y les tengo mucho cariño.

Ninguno de los testigos de una pelea dice lo mismo” Esta reflexión de Javier también induce a pensar al lector, porque ¿Cómo es posible esto? ¿Inventamos las cosas, nos olvidamos o las vemos como queremos que sean?

Hay estudios psicológicos que demuestran que cada sujeto tiene una capacidad de atención y de retentiva distinta. Depende no solo del momento concreto, sino también de otros factores como sus experiencias previas. La memoria también es algo que se modifica con el tiempo. En ocasiones hay recuerdos “inventados” o “impuestos” por nosotros mismos o por terceras personas.

Una pregunta clave y de difícil respuesta en El salto de la araña es ¿Castigo ejemplar por lo que has hecho o, siempre que sea posible, dar una segunda oportunidad? ¿Qué es lo justo o, simplemente, cuál es la mejor opción para que una sociedad pueda seguir avanzando?

La finalidad del sistema penal es la reinserción del delincuente en la sociedad. El concepto de Justicia es muy complejo y admite muchos puntos de vista. De nuevo, es un tema para la reflexión y para tratar en un club de lectura. En esta novela pretendo que el lector se haga preguntas que responderá según su experiencia personal.

Graziella Moreno e Inés Plana durante la charla literaria en Tamarite de Litera.

Sobre el título tan sugestivo, El salto de la araña, ¿Cómo lo decidiste?

La cita inicial de la novela, extraída de Diapsálmata del filósofo Soren Kierkegaard, me dio la pista. Javier da un salto al vacío por puro instinto, en la misma forma en la que lo hace la araña para empezar a tejer su tela. No sabe hasta dónde le llevará o si significará su desgracia, pero cree que no puede hacer otra cosa para salvar a Alba, para salvar su relación. O eso pretende.

La promoción de una novela es muy importante para llegar a los lectores. Antes de la pandemia contábamos con presentaciones en librerías y bibliotecas, festivales, clubs de lectura, conferencias, charlas… Ahora, parece que hablemos de un pasado lejano, aunque lo intentamos recuperar poco a poco. ¿Cómo ves la situación actual de la cultura? ¿Cómo promocionar una novela en estos tiempos difíciles?

La situación de la cultura es la misma siempre, ya sea con pandemia o no. Difícil. Creo que se están recuperando las actividades culturales, aunque sea poco a poco. Con medidas de seguridad adecuadas pueden hacerse muchos actos presenciales, amén de usar las redes sociales que son una gran herramienta para acercarnos a los lectores.

Por último, qué puedes contarnos de tus proyectos a medio y largo plazo. ¿Estás escribiendo una nueva novela?

Estoy en ello, sí, y de momento, hasta aquí puedo contar.

Desde Mucho Más Que Un Libro te deseamos mucha suerte.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.