¿Se ha convertido Barcelona en una de las capitales europeas del crimen… literario? Posiblemente, pues cada vez son más los autores que sitúan la acción de sus novelas en los barrios de la ciudad. Carlos Quílez, periodista y escritor, moderó un encendido debate alrededor de esta cuestión en el que participaron cinco escritores actuales, autores de otras tantas novelas en las que Barcelona figura como un personaje más. Hablamos de Francesc Xavier Álvarez Llaberia (No abandonis quan el rastre és calent), Josep Camps (Rezos de vergüenza); Empar Fernández (Maldita verdad); Albert Figueras-Pop Negre (No escatimeu el flit) y Anna Maria Villalonga (El somriure de Darwin). Fue el sábado 28 de enero en el Ateneu Barcelonès, en el marco de la BCNegra 2017.

La diversidad de las novelas y de los temas tratados implica asimismo la diversidad de los espacios. Empar Fernández aboga por distanciar la acción del barrio del Raval y acudir a los distritos periféricos de la ciudad, “donde también pasan cosas porque no hay una sola Barcelona, sino muchas”. Josep Camps, creador del sargento Tiki Mercado, reconoce que su personaje debe mucho a la filosofía del Pepe Carvalho de Manuel Vázquez Montalbán, y “aunque no es gastrónomo, Tiki es un melómano empedernido, entusiasta del rock and roll de los años 80. Con mis novelas contribuyo a que no se olvide este tipo de música”.

Albert Figueras, médico de profesión, conocido en el mundillo literario como Pop Negre, confiesa que en su última novela (No escatimeu el flit) pretendía mostrar su preocupación por el esclavismo en Barcelona. “En el proceso de documentación tropecé con la historia real del negrero Pedro Blanco, nacido en Málaga en 1795, que amasó una inmensa fortuna basada en el denigrante tráfico de esclavos. Por su parte, Anna Maria Villalonga opina que “a veces el espacio se convierte en un personaje más, aunque eso no siempre es decisivo” y Xavier Álvarez Llaberia, agente de los Mossos de Esquadra y licenciado en criminología además de escritor, argumenta que “el crimen está cada vez más globalizado y, si los asesinos trabajan por encargo, el que mueve los hilos no está en la ciudad dónde se comete el delito. Todo es más complicado”.

A la pregunta de sí Barcelona fabrica buenos personajes de novela negra, Empar Fernández recordó a Andreu Martín y su Sociedad Negra / Societat Negra, V Premi Crims de Tinta, donde parte de los protagonistas son chinos, mientras Xavier Álvarez Llaberia considera que, en su faceta de ciudad de acogida, Barcelona genera constantemente personajes. Anna Maria Villalonga, por su parte, opina que la gama es amplísima, “aunque a mí me gusta hablar de los perdedores”. Otro de los puntos calientes de la mesa redonda se centró en el eterno debate entre realidad y ficción. “La novela ha de tener verosimilitud, la realidad, no” explicó Empar Fernández. Y, sobre este tema, Carlos Quílez nos contó el increible caso de un interno que se fugó de la cárcel Modelo de Barcelona haciéndose pasar por camarero de un bar cercano. “Con Andreu Martín incluimos el suceso en la novela Cop a la Virreina, que escribimos a cuatro manos, pero se trata de un caso real”.

Todos los integrantes de la mesa redonda estuvieron de acuerdo en que “la realidad nos facilita mucho material literario y escribir ficción sirve también para comprender mejor la realidad”.

¡Os deseamos muchos éxitos!

Deja un comentario